Opinión

De todas las crisis se aprende

Por
  • PASCUAL ASCASO
OPINIÓNACTUALIZADA 05/04/2020 A LAS 02:00

No hay crisis de la que no aprendamos algo y, como no, tan bien de la provocada por el coronavirus que seguro va a hacer historia; de ahí el conocido dicho "no hay mal que por bien no venga".

Son muchas las enseñanzas que hemos sacado de esta terrible crisis. Ojalá las hayamos asimilado y no nos olvidemos de ellas en el futuro. Me detendré y trataré las que yo considero más importantes y que debemos de guardar como un tesoro y practicarlas a diario para que la sociedad sea más humana, generosa, solidaria y preparada.

En primer lugar está la reforzada concienciación y la solidaridad que hemos conseguido las personas con lo vivido en la terrible crisis, de la que nadie, de una u otra manera, se ha librado y la que a todos nos ha hecho sentir miedo. La pandemia nos ha puesto de manifiesto que no podemos ir por la vida mirando al prójimo por encima del hombro, porque todos necesitamos de los demás para superar las dificultades que nos presenta la vida: Ayer a unos, hoy a otros y mañana, quizás, a todos. El refuerzo de la concienciación y de la solidaridad que hemos logrado con esta crisis debe de perdurar en el tiempo.

La presencia tozuda de este virus ha obligado a experimentar el tele trabajo o trabajo de la empresa en casa, ganando al mismo tiempo en conciliación familiar. Algo que con timidez se hacía en algún caso esporádico, quizás a partir de ahora se haga mucho más extensivo y permanente. Bienvenido sea.

Por el miedo a las consecuencias de este virus se ha ganado en responsabilidad con las normas de higiene que deben estar presentes siempre, porque no solo el coronavirus lo requiere sino otros muchos virus y bacterias que nos acechan de manera permanente causando numerosas enfermedades.

El dichoso virus nos ha puesto también de manifiesto la necesidad de investigar de manera permanente para que no nos coja desprevenido cualquiera de estos intrusos que pasaba por allí y nos las haga pasar moradas. Investigar es un seguro de vida e invertir en ello es una buena inversión. Por otra parte este virus nos ha puesto de manifiesto también, que nuestro sistema sanitario deja bastante que desear por falta de medios materiales y de recursos humanos. Por ello el Presidente del gobierno ya ha anunciado un libro blanco. Asimismo nos ha hecho pensar más en el futuro y no sólo en el presente, haciendo bueno aquello de que hombre prevenido vale por dos.

No olvidemos la lección aprendida y practiquemos los conocimientos adquiridos en pro de un futuro mejor para todos.

Etiquetas