Opinión

Shangrilarizando el gobierno de Huesca

Por
  • RAUL BENITO
OPINIÓNACTUALIZADA 08/04/2020 A LAS 02:00

Shangri-La es una ciudad paraíso situada en el Himalaya. Es, en realidad, un lugar ficticio creado por el británico James Hilton para su novela "Horizontes Perdidos" publicada en 1933. La película de Frank Capra de 1937 basada en esta novela popularizó el mito de un paraíso donde sólo puedes encontrar felicidad, salud y una larguísima vida.

La tradición tibetana recoge la existencia de siete de estos lugares que denomina Nghe-Beyul Khembalung. Los tibetanos creen que fueron creados por Padmasambhava hace más de mil años como refugios para tiempos de agresiones o desastres.

Con todos mis respetos hacia Hilton y Capra, me gustaría occidentalizar Shangri-La y situarla en este momento histórico. O tal vez mejor, shangrilarizar Huesca, aunque como no quiero abusar, me limitaría a pedir un paréntesis de tres años en el gobierno de nuestra ciudad.

Le encargaría el guion del nuevo gobierno de la ciudad para estos tres próximos años al soñador y audaz Capra. Resultaría algo así: Se establecería una voluntaria suspensión temporal de la militancia partidista. Nuestros veinticinco concejales pasarían a ser ciudadanos que, aunque fueron elegidos en lista de un partido político, ahora pasarían a ser exclusivamente personas libres que trabajan al servicio de la ciudad. Además, en esta nueva idea, desaparecerían los grupos políticos, se elegiría al alcalde y a los responsables de cada área por mayoría cualificada de diecinueve votos.

Para apoyar la gestión de los asuntos diarios, se podría recabar la participación voluntaria y no retribuida de ciudadanos oscenses especialistas en cada materia con la misión de complementar el trabajo de los concejales y técnicos municipales. Se diseñaría también un audaz plan de acción para el corto plazo y con visión de futuro en el largo.

Soy plenamente consciente de que es un guion difícil. Los egos, el partidismo y la falta de grandeza pesan más que el buen futuro que merecemos los ciudadanos. Si nuestros concejales no se atreven a tanto, también podrían conformar un simple Gobierno Municipal de Concentración con un Pacto por Huesca. Estoy seguro que eso sí que sabrían hacerlo, solo hace falta querer.

RAUL BENITO

Empresario

Etiquetas