Opinión

Un corazón bueno y otro noble

Por
  • TEÓFILO MARCO
OPINIÓNACTUALIZADA 14/04/2020 A LAS 02:00

He leído que, a la hermana misionera Ruth Pfau, los pakistaníes la llamaban "luz de los leprosos". Ruth nació en Alemania, pero tras la II Guerra Mundial su familia huyó del régimen comunista de la Alemania Oriental a la Occidental. Estudió Medicina y posteriormente ingresó en las Hijas del Corazón de María.

En Karachi (Pakistán) decidió dedicar su vida a los leprosos. En 1963 fundó el leprosorio María Adelaida. Y su trabajo social con programas de tratamiento y prevención se extendió por todo el país. En 1979 fue nombrada Asesora Federal en Lepra para el Gobierno de Pakistán. Y en reconocimiento a sus servicios, le concedieron la nacionalidad pakistaní en 1988. En 1996 la Organización Mundial de la Salud declaró a Pakistán como uno de los primeros países de Asia en controlar la lepra; la aportación de la hermana Ruth a este logro fue reconocida nacional e internacionalmente. En agosto de 2017, el corazón bueno de la hermana Ruth dejó de latir.

En la Biblia, el libro de Rut por su viveza dramática ha atraído a nuestros autores de comedias bíblicas y ha dado origen a piezas tan hermosas como "La mejor espigadora", de Tirso de Molina. Hago un poco de resumen del libro de Rut. De Belén de Judá un hombre Elimelek y su esposa Noemí y sus dos hijos llegaron a los campos de Moab y se establecieron allí. Murió Elimelek, quedando su mujer con su sus dos hijos, que se casaron con mujeres moabitas, la una de nombre Orpá y la otra llamada Rut. Los hijos de Noemí murieron. Y ella les dijo a sus nueras: volveos cada una a casa de vuestra madre. Orpá después de un buen rato de insistencia lo hizo. Pero Rut exclamó: no me instes a que te deje, a donde tú vayas iré y donde tú mores moraré; tu pueblo será mi pueblo y tu Dios mi Dios. Donde tu mueras, yo moriré. Y se fueron a Belén de Judá. Y allí, en tiempo de la siega de la cebada, Rut empezó a espigar en el campo de un rico hombre, Booz, que al verla le dijo: me han contado todo lo que has hecho con tu suegra y como has dejado a tus padres y tu Patria y has venido a un pueblo que no conocías. ¡Yaveh recompense tu acción y sea tu galardón completo, por parte de Dios de Israel, bajo cuyas dos alas has venido a cobijarte! Y sucedió: porque se casó Rut, la mujer de noble corazón, con el rico hombre Booz.

TEÓFILO MARCO

Etiquetas