Opinión

La confinación

Por
  • Miguel Sánchez Trasobares
OPINIÓNACTUALIZADA 18/04/2020 A LAS 02:00

La confinación impuesta a causa del corona virus que está asolando todos los rincones del planeta, nos hace desechar los impulsos individualistas -dejándolos automáticamente a un lado- y actuar con la mirada única y exclusivamente en las consecuencias.

En efecto, si alguien nos hubiera anticipado hace solamente 100 días atrás, que la globalización de ahora mismo iba a estribar en un conjunto de reglas de higiene doméstica, con la recomendación de lavarnos las manos con jabón para desinfectarnos bien a menudo y la de permanecer permanentemente en nuestras casas, nos habría parecido -lisa y llanamente- fuera de lugar.

Por ello, un grupo de expertos psicólogos ya han salido a la palestra para advertir a la población sobre las posibles consecuencias del presente encierro obligado impuesto por las autoridades sanitarias durante tanto tiempo, ya que supone una de las restricciones más impactantes en la ciudadanía.

Y es que, el despliegue efectivo y de manera voluntaria de nuestro buen humor -aunque sea con un ímprobo esfuerzo nuestro y sin ganas- así como el desarrollo de una actitud cariñosa o/ y afectiva tanto hacia nosotros mismos como hacia los que nos rodean, es indudablemente una de las mejores herramientas para poder combatirlo.

Etiquetas