Opinión

Agradecimiento a Paco Raya

Por
  • Mª JESÚS AGUARELES PIRACÉS
OPINIÓNACTUALIZADA 26/04/2020 A LAS 02:00

Las personas somos cuerpo, mente y espíritu aunque generalmente nos solemos ocupar de las dos primeras, olvidando cultivar y desarrollar la tercera. Eso hace que nos sintamos muchas veces insatisfechos, ansiosos, incompletos, vacíos... y cuántas veces intentamos suplirlo dando más al cuerpo y a la mente... Consumo exacerbado (cosas, viajes...) exhibiendo y aparentando tenerlo todo… cuando a veces no nos tenemos ni a nosotros mismos.

Todos tenemos nuestro propio relato (religioso, ético, político, económico...) que marca y mueve nuestra vida. Todos válidos.

Igual que no damos importancia a nuestra parte espiritual, tampoco valoramos a las personas que se dedican a orientar, llenar y cultivar esa parte tan importante de nuestro ser personas.

Hoy quiero agradecer, desde aquí, la labor llevada a cabo por el párroco de Almudévar, Francisco Raya, especialmente durante ésta época de confinamiento. Hay personas que en la adversidad se crecen (resiliencia) y ahí está él.

Ha conseguido llevar diariamente la celebración eucarística a todas las personas que lo deseábamos, reconfortándonos con palabras y vídeos llenos de vida. https: //www.parroquiadealmudevar.com/ Ha creado un grupo de oración, abierto a todos desde el whatsApp, donde diariamente se recibimos laudes, vísperas, evangelio… casi cien personas.

Hemos vivido un Semana Santa distinta, celebrada y participada intensamente desde la intimidad, donde no ha faltado ninguna celebración, ni rito propio de esta época, acompañados de un decorado apropiado a la circunstancia, donde la música y la palabra hacían su labor.

Ha llevado la comunión a todos aquellos que lo han solicitado.

Y sobre todo y lo que más ha llegado a la gente es que ha acompañado a los difuntos de la parroquia y a sus familiares, en los momentos de máxima pena y soledad, en un cementerio vacío. Cuando los ritos que ayudan a llevar y superar el duelo no pueden hacerse… él lo hace en un templo vacío, pero más lleno que nunca. Un consolador recuerdo para las familias.

También ha sabido estar en los momentos de fiesta confinada, con una misa dedicada a San Jorge pueblo y su patrón, donde la jota ha estado presente.

Ya sé que "no se estila" (como dice la canción) hablar de esto…pero a veces hay que hablar de otras cosas y de otra forma… y sin complejos.

Hemos agradecido todos los días con nuestros aplausos a todos los que cuidan nuestro cuerpo y nuestra mente, un agradecimiento merecidísimo; y yo hoy quiero agradecer también en la persona de Paco, como nuestro referente más cercano… a todas las personas, que en silencio y con discreción, mantienen la esperanza, acompañan y dan vida en estos momentos tan complicados para todos. Gracias.

Etiquetas