Opinión

Plan de reescalada

Por
  • MIGUEL ÁNGEL OTÍN LLORO (SECRETARIO GENERAL DE HUESCA EXCELENTE FORO EMPRESARIAL Y SECRETARIO GENERAL DE LA PLATAFORMA HUESCA SUENA)
OPINIÓNACTUALIZADA 04/05/2020 A LAS 02:00

Escribo este artículo en la semana séptima de confinamiento, y mi primer pensamiento quiero dedicarlo hacia todos los afectados, especialmente fallecidos y sus familias. Y también hacia todos los innumerables ¨héroes¨ que han trabajado en el frente, para hacer menos cruento este confinamiento. Y una pregunta ¿para cuando decretar Luto Oficial Nacional En artículo anterior, comentaba que personalmente no compartía el título y el mensaje que se transmitía desde el gobierno, denominando Plan de Desescalada, al programa de la salida del confinamiento al que estamos sometidos los españoles.

Ustedes, ¿qué opinan? ¿Tenemos que bajar o subir? ¿Desescalar o reescalar? Si hemos bajado ¨a un pozo¨, convendrán conmigo que ¡tendremos que subir! Por eso mi calificación de Plan de Reescalada, si lo que se pretende es marcar las directrices para volver a escalar, a ascender, a recuperar las posiciones de hace unos meses. No obstante me satisface que, si tenemos un ¨gobierno que escucha¨, puesto que oficialmente no lo han denominado Plan de Desescalada, definitivamente lo han bautizado como ¨Plan para la transición hacia una nueva normalidad¨.

¿Nueva normalidad? Hasta donde yo sé, las situaciones son normales o anormales, normales o excepcionales. ¿También a ustedes les empieza a molestar tanto eufemismo? ¿No sería preferible ser más empáticos y decir las cosas por su nombre? Soy consciente de que es más facil gestionar la abundancia y con vientos favorables que la escasez, la ruina, y con vientos en contra. Es decir, ahora más que nunca vamos a necesitar de buenos gobernantes y buenos políticos. Y sobre todo con miras altas, buen diagnóstico de la situación y acertadas medidas, vengan de quien vengan. Al respecto podríamos aludir al refranero popular que es muy sabio, y pienso en: ¨Para las cuestas arriba quiero mi burro, que las cuestas abajo yo sólo las bajo¨.

Reitero que la incertidumbre, la contradicción, la improvisación, los cambios en toma de decisiones son aspectos para una mala gestión, para una mala dirección, precisamente todo lo contrario que la situación requiere, como en cualquier empresa se requiere de buenos gestores, con capacidades de generar confianza y con liderazgo.

Considero no entrar en detalles sobre las medidas adaptadas en el Plan para la transición, seguro se han informado en otras secciones de este mismo diario. Otra cuestión es conocer cómo se va a implantar o implementar. Faltan certidumbres, y me preocupa no saber en base a qué criterio se toman las decisiones.

La falta de confianza y la inseguridad de los ciudadanos marcarán esta reactivación. Hasta que no haya test masivos, para determinar personas contagiadas y las que no, calificar colectivos potenciales de contagio y los que no, dotaciones suficientes de material de protección y epis, conocer lo antes posible las condiciones de apertura, serán aspectos fundamentales para la puesta en marcha de muchas actividades comerciales y de servicios. Los clientes elegirán aquellos locales que más garantia de limpieza y seguridad ofrezcan.

No me resisto a mencionar al apartado de los ERTES. Entiendo que habrá que reorganizarlos, y programar nuevas condiciones derivadas de la realidad de la puesta en marcha de las empresas. Y de paso denunciar que el gobierno sigue cobrando las cuotas y cargas sociales a los autónomos.

El jueves 30, nos despertamos con dos noticias, una buena al comprobar que en España se registra la cifra más baja de fallecimientos por Covid-19 desde el 20 de marzo, y otra mala, el PIB se desploma en el primer trimestre en un 5,2%. Hecho histórico, no se registraban datos tan malos desde 1970. Para que se hagan una idea, la mayor caida en este periodo se produjo en el primer trimestre de 2009, que se redujo en 2,6%.

Se habla mucho de ayudas, subsidios, rentas mínimas vitales, pero... ¿habrá que ir pensando en estímulos? Según mi amigo Antonio, estimulos sociales y estímulos a la economía. Comparto que habrá que empezar a ser proactivos y a valorar que, para que se recupere la economía, se tendrá que recuperar el consumo, y no despegará si los ciudadanos sólo compramos lo imprescindible, tendremos que incluir algo más... ¡El que pueda gastar que gaste! Del libro que estoy leyendo (el cuarto de los leidos en estos días), ¨La verdadera historia del Club Bilderberg¨, considero resaltar una frase que entre otras me ha llamado la atención: ¨Lo que pasa por el mundo no pasa por accidente, hay quienes se encargan de que ocurra. La mayor parte de las cuestiones nacionales e internacionales están dirigidas y estrechamente conectadas¨.

Y finalizo con unas reflexiones. ¿Ustedes qué piensan, que de tanto hablar de desinfección se está generando una desafección de los ciudadanos y de la sociedad en general hacia los políticos ¿Y que los políticos estan condenados a pactar, a entenderse, si no los que estaremos condenados seremos los ciudadanos?.

Etiquetas