Opinión

Manuel Sarasa Barrio In memoriam

Por
  • LUIS MIGUEL TOBAJAS ASENSIO (PRESIDENTE DE LA REAL ACADEMIA DE MEDICINA DE ZARAGOZA)
OPINIÓNACTUALIZADA 29/05/2020 A LAS 02:00

Profundamente conmovido por la pérdida de mi buen amigo, el Académico de Número Ilmo. Sr. D. Manuel Sarasa, comienzo a escribir unas líneas a modo de recuerdo y homenaje a su enorme figura personal y científica.

Universitario de vocación, toda su vida se ha dedicado a la docencia e investigación, escalando los peldaños de la carrera docente hasta alcanzar la Cátedra de Anatomía Comparada de la Universidad de Zaragoza en 2006.

Suma 36 años de experiencia en investigación básica, discípulo de los profesores Narciso Murillo y Salvador Climent.

Hace más de 25 años comenzó su obra más importante de investigación y dedicó todas sus energías a conseguir el diseño de una vacuna relacionada con el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Alzheimer (EA). Fundador y Director de Aragón Biotech en 2004 su mayor logro fue el diseño de una vacuna que se encuentra en la fase II de su ensayo clínico. Su enorme valía y la importancia de su investigación consiguieron que la compañía internacional Grifols adquiriera el 51% de Aragón Biotech.

Ingresó como Académico de Número en la Real Academia de Medicina Zaragoza el 2 de octubre de 2014, con el título: "Anatomía de la enfermedad de Alzheimer" primoroso discurso que fue contestado brillantemente por el Académico de Número titular del Sillón de Anatomía Ilmo. Sr. D. Arturo Vera Gil.

Aragonés de pura cepa fue galardonado con el Premio Aragón 2004 en Ciencia e Investigación y Altoaragonés del año en 2009. Recibió, entre otros títulos el de Socio de Honor de la Asociación de amigos del Castillo de Loarre y CEAFA 2009.

Era un Académico ejemplar y una persona comprometida con la Corporación, asistía asiduamente a las sesiones científicas y participaba de la vida de la Academia. Hombre vitalista, amigo de sus amigos, siempre con su sonrisa característica.

Conoció a la mujer de su vida Irene, con la que se casó y formaron una familia con tres hijos de los que se sienten muy orgullosos, Manuel, Juan Carlos y Santiago y dos nietos, Miguel y Miriam que eran la alegría de sus ojos.

Hoy despedimos a un excelente Académico y mejor persona si cabe. Estamos de luto pero como decía Cicerón: "La vida de los muertos está en la memoria de los vivos". Los que hemos quedado te recordaremos siempre y tu recuerdo está y estará en nuestros corazones.

Descansa en paz, querido amigo.

Etiquetas