Opinión

El Congreso de los Diputados

Por
  • PASCUAL ASCASO
OPINIÓNACTUALIZADA 14/06/2020 A LAS 02:00

Si exabrupto significa: brusquedad, incorrección, grosería o salida de tono. El Congreso de los Diputados debería llamarse "Congreso de los Exabruptos" porque es lo que en él se cuece con frecuencia, en lugar de corrección y delicadeza que es lo que casa con Congreso de los Diputados por ser la Cámara Baja de las Cortes Generales y el Órgano Constitucional que representa al pueblo español.

Se asemeja éste a un estadio de fútbol donde están los que van con ánimo preferente del improperio, del insulto y de la bronca, en definitiva cuanto peor mejor - suceda lo que su ceda- y por otro lado están los verdaderos aficionados que van a disfrutar del fútbol y que con corrección y delicadeza juzgan lo que ocurre en el campo, guste más o guste menos.

El caldo de cultivo existente en el Congreso de los diputados no es el más apropiado para tratar de resolver los asuntos de Estado, sino muy al contrario el peor de los existentes para poder tomar acuerdos satisfactorios y beneficiosos para el país. No es el espejo en el que nos podamos mirar en busca del buen comportamiento y la buena educación porque no existe corrección alguna. Se insulta por insultar y poco más.

Yo creo que son muchos los que van habiendo buscado, previamente, los mayores exabruptos para lanzárselos a sus adversarios, que no aliados, como objetivo único, como si con ello aportasen algo a la solución de los problemas. El espectáculo que trasmiten es vergonzante, pero ellos, no sé si sintiéndose valientes, se van más que satisfechos pavoneándose por lo que han sido capaces de decir. Quizás después se tomen un café en amigable compañía, pero el mal comportamiento ahí queda para que los que vemos semejante espectáculo juzguemos a esas personas por lo que vemos y oímos.

Lo que vemos no son las formas a seguir por nadie en ningún lugar y menos en uno como ese. Mas bien parecen charlatanes bocazas quienes así actúan, que políticos serios y educados comprometidos por la causa. No consigue más quien más insulta y grita, sino quien más razona con tono moderado y cortés.

Etiquetas