Opinión

Ley de discapacidad y "no dependencia"

Por
  • RAQUEL BROTO
OPINIÓNACTUALIZADA 11/07/2020 A LAS 02:00

Ayer tuve un mal día. Solo me faltó, leer en diarios digitales, sobre esta ley. Está hecha para unos pocos, y tuve que razonar, para llegar a esa conclusión. Ahora resulta que los discapacitados, los que son, deben gobernar siempre sus actos, al menos los jurídicos, que quizá sean los más difíciles... Lo que debí leer con alivio, me produjo una sensación de derrota. ¿Cómo mantener la cabeza serena, por ejemplo, cuando ya no se gobierna ¿Cómo, no me imagino, discierne un discapacitado mental profundo, sobre su porvenir solo me ratifica en un principio: estamos aquí, todos, en distintas naves, y quién no surca los mares, se queda en tierra.

Corinnavirus real Tras la maldad y crueldad que está generando la covid-19 o Coronavirus que ha sesgado miles de vidas e infectados en nuestro país y en el mundo y en paralelo a este virus, aunque en otras esferas, tenemos en los medios informativos y en nuestra sociedad española otro virus no tan letal, pero si corrosivo e indignante, que no perjudica la salud, pero irrita, asombra y mucho.

Me refiero a dos asuntos, el de los papeles e intríngulis palaciegos de Corinna, esa mujer maléfica y anónima del Rey emérito y la renuncia a la herencia de Don Juan Carlos I de Borbón por parte de su hijo Felipe.

Las monarquías, aquí y allá, en toda la historia han tenido, sus episodios oscuros y lúgubres, maquiavélicas conjuras y tristes recuerdos para una gran mayoría de ciudadanos. El affaire de Corinna y el Rey Emérito parece que tiene unas bases bastante sólidas y un largo tiempo de conjura tapada. Será para no romper la tradición.

Luego están los beneficios económicos y dádivas del Rey Don Juan Carlos, suculentamente altos por hacer de intermediario en negocios con líderes árabes y demás parafernalia y que parece le van a proporcionar una suculenta y cómoda vejez hasta su muerte y al ser rechazada por su hijo Felipe VI y me pregunto yo, solo me pregunto, no sé si ustedes también, si no sería mejor y más solidario en este momento el donar esa herencia "regalo", dinero negro o parte de ello para paliar esta crisis del Coronavirus actual a nivel sanitario y ayudar económicamente en la compra de mascarillas, guantes, equipos de protección, vacuna y demás necesidades sanitarias y sociales que tanto se necesita en el día a día actual de los ciudadanos de este país. No sería una mala idea? Ellos sabrán y su conciencia, si es que la tienen claro. Y si no, bastará seguro un "Lo siento, no volverá a ocurrir".

Juan José Mairal Herreros Sabiñánigo

Etiquetas