Opinión

Tienda de Papel

Por
  • DANIEL VALLÉS TURMO
OPINIÓNACTUALIZADA 10/08/2020 A LAS 02:00

Esta crisis sanitaria y económica está haciendo que se produzcan el cierre de negocios Transcribo esta carta puesta en la puerta de una tienda de Barbastro, La Tienda de Papel.

"Nos despedimos.

Sí, la Tienda de Papel cierra sus puertas! Dejamos atrás cinco años de trabajo vivencias muy especiales. Hemos disfrutado mucho de todos vuestros encargos personalizados y de todos y de cada uno de los talleres.

Hemos puesto el alma en cada petición, en el envoltorio de cada paquete, grande o pequeño, en cada pieza restaurada, en la elección del color de vuestros muebles, en hacer que cada regalo fuera único y en fomentar los "autorregalos" que tan felices os (nos) han hecho.

Hemos sonreído mucho, hemos escuchado más … e incluso hemos compartido más de una lágrima con nuestras maravillosas "más que clientas" que siempre ha confiado en nosotras.

Pero dicen que hemos entrado en una "nueva normalidad" en la que , no nos engañemos, nada es como antes. No corren buenos tiempos para los espacios pequeños, ni para lo lujos prescindibles, la dura competencia del comercio online tampoco ayuda y la pandemia nos ha dado el empujón para decir adiós.

Toca adaptarse y mirar hacia adelante y, en nuestro caso, después de reflexionar mucho, hemos decidido que para avanzar tenemos que parar y cerrar esta etapa.

Por supuesto, nos da mucha pena … pero nos quedamos con todo lo bueno que hemos vivido, con vuestros mensajes, con vuestro cariño y con la filosofía de Papel de Seda que, como podéis imaginar, se va con nosotras, a donde haga falta.

Nos despedimos, pero nos gustaría hacerlo personalmente, por eso estamos todavía unos días en la tienda en horario de tarde. Liquidamos nuestras existencias, por si os apetece llevaros algo a casa.

Nos vamos, como hemos llegado, reivindicando los detalles -que importan, ¡y mucho!- y dando las gracias a tantos, por tanto".

No tengo nada que añadir, el texto lo dice todo. Sí, desearos a vosotras mucha suerte, y a la sociedad que lea con detenimiento el texto para que conozca la realidad que los medios de comunicación esconden entre grandes cifras.

Etiquetas