Opinión

Ahora, emprendedores, a inventar

Por
  • JOSÉ SÁ
OPINIÓNACTUALIZADA 07/09/2020 A LAS 02:00

Siempre di lo que sientas y, haz lo que piensas. Acabo de leer el Diario del Altoaragón con esto de los comercios autónomos que había cerrados. Pues bien, he tenido el gusto esta semana de contarlos y, salvo error que seguro puede ser, he contado un total de 192; de estos cerrados 79 y abiertos 112, veo que muchos son franquicias. Estos son solamente de punta apunta de los Cosos, alto y bajo, sin contar las calles adyacentes, ni locales oficiales ni bancos. Antes había tiendas con solera, en estas y en otras pagaban algunos a plazos. Muchos clientes de los pueblos de la redolada, cuando las fiestas importantes se hacían muchos trajes, hasta de pana... Huesca, en los tiempos que derribaron casa Carderera y el Teatro Principal estábamos en el punto más álgidos de unidad comercial, "gente alegre," que trabajaba con ganas. Fue el momento ideal para dar un salto en el comercio, pero como iba todo en auge, no hacía falta unificarse... creían / creíamos. Ante el auge se pusieron en guardia los detractores y Huesca no creció. Recuerdo cuando yo vivía en Loporzano que ofrecieron al Ayuntamiento poner el teléfono para el pueblo y los detractores del momento dijeron, No. En este momento, es casi imposible hacer nuevas maneras de prosperar. Vamos a ver, yo recuerdo que para establecerte hacías un cálculo; de alquiler tanto, de luz teléfono de agua de seguros, etc. tanto y un sueldo mínimo para uno. Para esto tengo que vender tanto al tanto por %, y saber algo de oficio, decisión y plena dedicación. Empezar sin saber lo que uno quiere hacer rotundamente No. Yo he pasado por todo, por lo bueno y por lo malo. Triunfar y fracasar no es igual, pero todo es posible. Hay que tener valor para saber sacar a la calle los propios fracasos, la fe en Dios y en uno mismo mitiga muchos dolores de cabeza. Que bueno es saber rectificar y, que pocos aprenden esta realidad. Alguien dijo, no hay más que una tristeza, el no ser Santo. Ánimo jóvenes emprendedores, necesitáis humildad, amor al trabajo al prójimo y saber sonreír, si no sabes sonreír no tengas tienda.

Etiquetas