Opinión

¿A qué juegan?

Por
  • CARLOS GARCÍA MARTÍNEZ
OPINIÓNACTUALIZADA 08/09/2020 A LAS 02:00

Ni con las encuestas de "La Razón" a los del PP les sale poder gobernar. Entonces ¿qué pretende Pablo Casado al afirmar que "sólo negociará los Presupuestos si Pablo Iglesias sale del Gobierno" Como si tal cosa, le dice al presidente que gobierne solo, con ellos o que se vaya. Lo primero es imposible, y si fuese lo segundo ¿para que serviría la moción de censura que legalizó democráticamente la coalición Lo de irse debería suponer una convocatoria electoral en plena pandemia, que seguro que el PP no desea y podría dejar las cosas como están o quizá mejor para los socialistas y Ciudadanos sin un descenso apreciable de IU, según la mayoría de las encuestas.

Queda claro que todo lo que se le está viniendo encima a UP, con su esplendoroso despliegue mediático, es para dejar al Gobierno a la intemperie. De momento el caso del ordenador de "Dina" no es tal, según los últimos informes de la Policía Científica. En otro frente, el PP pide el cese de Iglesias por la presunta financiación irregular de su formación. No es la primera denuncia de financiación irregular que recibe Podemos, que ya ha mostrado su disposición a colaborar con la Justicia, pero es curioso que un partido que se ha beneficiado, durante décadas y a todos los niveles, de la corrupción exija responsabilidades menores. Parten, además, de una acusación basada en las declaraciones de un resentido, despedido por presunto abuso sexual, que nada dijo hasta que le cesaron y que ha confirmado que no puede demostrar ninguna de las acusaciones. Los "sobresueldos" de Podemos solo afectan a 3 trabajadores que computan complementos de responsabilidad en su nómina, como los del propio Calvente.

El periodista Fernando Jáuregui, nada sospechoso para los conservadores, ha escrito en su artículo "La caza al vicepresidente": "El Consejo de Ministros se reúne en un marco casi caótico: la pandemia disparada, la descoordinación autonómica, el regreso a las aulas y con una perspectiva económica grave. Resulta difícil creer que a estos problemas haya de sumarse la situación judicial, parlamentaria y mediática por la que pasa UP, cuyo vicepresidente se ve forzado a guardar silencio "hasta que se aclare el panorama y acabe el intento de cacería". Mientras los ministros se reúnen para tratar de impulsar una política eficaz contra el virus, en el Congreso se presentará una iniciativa del PP para crear una comisión de investigación de las actividades de Podemos. La iniciativa no prosperará, pero será considerada una "causa general" contra UP...Ignoro las últimas ramificaciones del "caso Dina" y si las acusaciones del despedido Calvente tienen hechos contundentes que las sustenten. No prejuzgo culpas: solo hablo del problema adicional que se crea a la dificilísima gobernación del país. Contemplo la posibilidad de que esta tormenta quede en gota de agua. Pero es una gota de agua que puede desbordar el vaso".

No es la primera vez- la más grave en 1936- que la crispación arrecia cuando la derecha no está en el Gobierno. La crisis del virus les sirve ahora para atacar sin tregua al Ejecutivo. Se saltaron los cien días y recurren a todo. Cayetana llamó "terrorista" al padre de Iglesias y la "moderada" Cuca Gamarra, que la sustituye, declara su oposición a acuerdos. En "la Zona Nacional" de Serrano se repitieron manifestaciones de "la gente guapa" con sus pancartas y sus banderas. ¿Vale todo para alcanzar el poder Creen que el gobierno les pertenece por derecho natural y acusan de provocadores a los que provocan... y no digamos cuando osan responderles.

El historiador Tony Judt escribía en 2005: "La elección a la que nos enfrentará la siguiente generación no será entre capitalismo y comunismo o el final o principio de la historia, sino entre la política de cohesión social basada en unos propósitos colectivos y la erosión de la sociedad mediante la políticas del miedo". Lean la crónica de la campaña de Trump: "La Convención ofreció apocalípticas advertencias sobre el tenebroso futuro si ganan los demócratas. Se habló de anarquismo, saqueos, disturbios y de la "utopía socialista". Bolchevique, decían antes. Dan miedo.

Este Gobierno de coalición con mayoría socialdemócrata, y más en esta emergencia humanitaria, tiene más interés en hacer mejoras de todo tipo que en protagonizar una revolución. "La elección es entre políticas de cohesión o la erosión social", acaba de escribir Joaquín Estefanía. Elijan, pues, cuando llegue el momento de hacerlo..

Etiquetas