Opinión

Hospital de Barbastro

Por
  • JOAQUÍN Y NURIA GIRAL VILLACAMPA
OPINIÓNACTUALIZADA 15/09/2020 A LAS 02:00

Manifestamos nuestra indignación ante la situación vivida en el servicio de Traumatología del Hospital Comarcal de Barbastro.

Esteban Giral Lascorz, de 88 años de edad, con patologías de corazón (tres stent por infarto), insuficiencia renal crónica, pulmón y bronquitis crónica, ingresó por urgencias el pasado miércoles, día 2 a causa de una fractura en la cadera izquierda. El paciente quedó hospitalizado en un box hasta el jueves, día 3, tras activarse el protocolo Covid-19. Después es ingresado en la cuarta planta, suspendiéndole el Clopidroguel, 75 mg. que regula la coagulación, con el fin de realizar la intervención quirúrgica según la traumatóloga de guardia durante el viernes, día 4.

Pero el día 4 no lo intervinieron.

El sábado día 5, a las 12 h de la noche lo mantuvieron en ayunas para intervenirlo el domingo día 6 por la mañana. Sin embargo, al mediodía nos informan de que no ha sido posible y se postpone nuevamente la operación para el lunes día 7.

El lunes día 7, tras haber permanecido otra vez en ayunas hasta el mediodía, se nos vuelve a decir que no ha sido posible realizar la intervención. Por la tarde, el dolor del paciente se intensificó por lo que comenzaron a suministrarle calmantes más intensos que le provocaron un cuadro de desorientación importante.

El martes día 8, festivo local, ya no se baraja ni siquiera la posibilidad de operarle y se repite el protocolo de ayuno para llevarlo a cabo el miércoles día 9.

El miércoles día 9, se vuelve a suspender la intervención y nos indican que posiblemente la realizarán el jueves día 10, pero sin total garantía.

Tras 8 días inmovilizado en la cama, el paciente ha comenzado a toser y a expulsar flemas propias de su patología de pulmón.

Estamos agradecidos de la atención prestada por parte del personal del hospital, teniendo en cuenta la escasez de medios de que disponen, pero estamos convencidos de que no son suficientes.

Desde aquí queremos trasladar nuestra indignación y que este comunicado sirva para que la Administración lo tenga presente y evitar el mismo sufrimiento a otras familias.

Estamos convencidos de que en el Hospital Comarcal de Barbastro no son suficientes ni el número de traumatólogos ni de anestesistas, así como de quirófanos destinados a estas intervenciones.

Etiquetas