Opinión

La Covid-19, sin control

Por
  • ANTONIO LASHERAS
OPINIÓNACTUALIZADA 19/09/2020 A LAS 02:00

No es lo mismo leer una noticia en prensa sobre la pandemia, que recibir una llamada de tu hermano, hermana o cuñada para decirte: tu hermano ha dado positivo.

Nunca veremos la herida ajena como la herida en tus propias carnes.

La presión y el comportamiento de los jóvenes, junto al reclamo permanente de la hostelería, locales de ocio, fiestas familiares y fiestas de amigos y botellones ilegales, nos dan como resultado volver a los meses de marzo y abril.

El virus existe y está vivo, por lo que avanza comiendo vidas humanas y ya son muchos los fallecidos en esta España maltrecha.

Los jóvenes viven sin miedo y sin atender razones lógicas que dieran soluciones de futuro. Los mayores esperando la tormenta sin saber si será de agua o de granizo. Los políticos enzarzados en los presupuestos y esperando la benevolencia de la Unión Europea, para engrandecer la deuda que ya es insostenible y vergonzosa.

Las Comunidades Autónomas con signos de desesperación y descontrol al no saber cómo amordazar al famoso bichito. Los padres sin tener una idea definida sobre qué hacer con sus hijos. Resumiendo, estamos en un caos absoluto que nos llevara a problemas muy serios de futuro.

La Unión Europea no se libra de este caos brutal. Campos de refugiados, inmigración, pateras por todos los frentes marítimos, "okupas", "menas" y millones de parados sin saber qué hacer con ellos.

Un ser humano no puede ni debe tener como profesión el paro. El sistema está obligado a enseñar a pescar, mucho antes de regalar un pez.

España no puede seguir transitando caminos erróneos. Necesitamos luz en la salud, en la economía, en el mercado laboral, y en el gasto público, subsidiar es lo contrario de producir. ¡Esto es España!

Etiquetas