Opinión

Gratitud del obispo de Barbastro-Monzón

Por
  • ÁNGEL JAVIER PÉREZ PUEYO (OBISPO DE BARBASTRO-MONZÓN)
OPINIÓNACTUALIZADA 26/11/2020 A LAS 01:00

Queridos sanitarios (médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, personal de administración y de servicio) del Hospital de Barbastro y de cada uno de los centros de salud diseminados por todo el Alto Aragón, así como aquellos que desarrolláis vuestra labor en residencias y centros sociosanitarios: Como obispo de la Diócesis de Barbastro-Monzón, en esta segunda ola de la pandemia, me dirijo a cada uno de vosotros para expresaros mi gratitud sincera. Lo hago en nombre propio, en nombre del Delegado de Pastoral de la Salud y su esposa, capellanes del Hospital, de los sacerdotes de cada parroquia y de los voluntarios que ofrecen desinteresadamente su tiempo y su vida como verdadera "caricia de Dios" a tantos enfermos y a sus familias. La profesionalidad y entrega con la que habéis ejercido vuestra labor a lo largo de estos duros meses han mostrado a la población que vuestro trabajo constituye una verdadera vocación de servicio, capaz de arriesgar e incluso ofrecer anónimamente la propia vida por los demás.

Sólo en momentos como los que nos está tocando vivir es posible distinguir lo bueno, lo esencial y lo sublime de lo urgente, importante, o conveniente, al haber tenido que ejercer no sólo como profesionales de la salud sino también como verdaderos "ángeles de carne y hueso" que han sabido sostener las constantes vitales de los enfermos y de sus familiares humanizando, más si cabe, vuestro servicio. Os agradezco que nos hayáis permitido colaborar con vosotros en esta noble y hermosa causa que aprendimos de nuestro maestro, Jesús de Nazaret, que curaba con la medicina del amor. Y nos enseñó que los enfermos tienen una dignidad inalienable y una misión en la vida, esto es, hacernos descubrir la ternura de Dios.

Aprovecho ya esta oportunidad para felicitaros la Navidad y desearos un año sin tantos sobresaltos como el actual. Ponemos a vuestra disposición a todos y cada uno de nuestros voluntarios, capellanes, sacerdotes y delegado de pastoral de la salud para que juntos podamos ofrecer un proyecto humanizador, como el que estáis vertebrando en cada una de las comarcas.

Con el cariño de siempre,

Etiquetas