Opinión

Cáncer de pulmón 2: ¿Estamos ante una esperanza fundada?

Por
  • DOCTOR LUIS BORDERÍAS CLAU (NEUMÓLOGO HOSPITAL UNIVERSITARIO SAN JORGE) Y DOCTOR JOSÉ MANUEL RAMÓN Y CAJAL (ASOCIACIÓN CONTRA EL CÁNCER DE HUESCA)
OPINIÓNACTUALIZADA 30/11/2020 A LAS 01:00

Diferentes estudios realizados por diferentes entidades concluyen que en Aragón las cifras de tabaquismo entre los adultos han disminuido, pero han incrementado las cifras entre los adolescentes. Como señala el estudio ESTUDES que analiza el consumo de drogas y tóxicos en jóvenes entre los 14-18 años de forma periódica en el año 2018, en Aragón los adolescentes se inician en el hábito a los 14 años, la edad media de inicio son los 16 años y el consumo diario a los 18 años lo que indica que hasta edad la dependencia está ya consolidada. Las chicas fuman más que los chicos y lo que es novedoso es que el 45% había probado el cigarrillo electrónico. Además del inicio del consumo de tabaco en edades precoces y el consiguiente efecto aditivo a lo largo de la vida de una persona se ha demostrado que las personas fumadoras pueden iniciarse más fácilmente en el consumo de otros hábitos tóxicos por lo que es importante realizar una prevención sobre los efectos dañinos del tabaco sobre la salud de los jóvenes.

Este año se ha aprobado fármacos para que prescrito por Atención Primaria pueda administrarse a personas seleccionadas en programas de deshabituación y por parte de la AECC se ofrecen talleres de deshabituación. También determinadas empresas se han sumado al programa "Tu salud es lo primero" con el fin de ofrecer consejos a sus trabajadores en prevención primaria.

La prohibición de fumar en lugares públicos ha tenido un efecto beneficioso en la exposición al humo de tabaco de la población española, con disminución de agudizaciones de patologías respiratorias crónicas como las de la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), las crisis de asma y las descompensaciones de la insuficiencia respiratoria y cardíaca crónicas.

En el cáncer de pulmón hay una estabilización de la prevalencia en hombres, pero no así en las mujeres en que las cifras son preocupantes. El consumo de tabaco en la mujer ocasiona un incremento en la mortalidad asociada al tabaco (no sólo al cáncer broncopulmonar) y es el responsable de dos terceras partes de la mortalidad en la mujer entre 50 y 70 años de edad. Este hecho se debe a que en España la mujer se incorporó más tardíamente al consumo de cigarrillos con respecto a otros países desarrollados. En países donde la mujer se incorporó antes a este hábito como Estados Unidos, el cáncer broncopulmonar supera desde hace una década al cáncer de mama como primera causa de mortalidad por cáncer.

Hay cánceres que tienen prevención secundaria, es decir, es posible un diagnóstico precoz. Ejemplo de este tipo de tumores es el cáncer de mama, colon y cérvix uterino. En el momento actual, a pesar de su gran mortalidad no hay programas de cribado en cáncer broncopulmonar de forma generalizada en los Sistemas de Salud Pública de los países desarrollados. Existen estudios muy prometedores que han desarrollado planes de detección precoz mediante TAC de baja radiación, anual, a fumadores y ex fumadores, entre 50 y75 años, de más de 20 cigarrillos al día los últimos 15 años, que podrían salvar el doble de vidas que hasta ahora. Al mismo tiempo, se están buscando estrategias que incluyan otras modalidades como el análisis de gases exhalados o técnicas de biología molecular con el fin de detectar mutaciones genéticas en nuestras células (sanguíneas, respiratorias, saliva) que se asocian al desarrollo del tumor y permitan un diagnóstico precoz. Un denominador común en todos estos programas es el abandono previo del hábito tabáquico como condición para su participación en los programas.

Se busca en estos programas la detección del tumor en fases precoces o fases tempranas ya que en la actualidad alrededor del 80% de los cánceres de pulmón se diagnostican en fases avanzadas. Esta situación es universal y su origen obedece a varios factores debiéndose destacar en muchas ocasiones el carácter "silencioso" del tumor. No obstante, en los últimos años han aparecido tratamientos novedosos que, aunque no generalizables a todos los pacientes, ha permitido en un número significativo de ellos modificar el carácter sombrío y pesimista de la enfermedad. La aparición de nuevos fármacos que tienen como objetivo bloquear determinadas proteínas implicadas en el crecimiento y desarrollo de metástasis a distancia del tumor, la inmunoterapia de diferente tipo que favorece la respuesta del propio paciente contra el tumor y otras acciones, como la adquisición de equipos de tratamiento radioterápicos, hace que se hayan producido avances muy significativos como no los había habido en los últimos 50 años en la lucha contra la enfermedad.

No obstante, se han producido avances significativos en la tecnología diagnóstica tanto en los medios de imagen, en los diagnósticos biomoleculares de las muestras de biopsias, en los avances del material quirúrgico, en nuevas modalidades de radioterapia como la protonterapia todavía incipiente en España, desarrollo de vacunas, etc., que nos hacen ser más optimistas con respecto al futuro.

Todos estos avances conllevan un manejo más complejo e individualizado de la enfermedad y a un incremento de los costes sanitarios por lo que la primera piedra es la prevención. Esta pasa obligatoriamente por la protección ambiental de los espacios de utilización pública a los no fumadores, con especial cuidado de las zonas donde los niños residen, juegan y realizan sus actividades, en la información continuada y constante para que nuestros adolescentes no se incorporen al consumo y facilitar la realización de actividades deportivas que favorezcan regímenes de vida saludable y en los más mayores facilitando la deshabituación tabáquica. Nunca es tarde para dejar de fumar.

Etiquetas