Opinión

Presunción de culpa

Por
  • JAVIER GARCÍA ANTÓN
OPINIÓNACTUALIZADA 01/12/2020 A LAS 01:00
Presunción de culpa
Presunción de culpa
S.E.

No debe ser el redactor de las diligencias sobre las posibles primas a terceros del Reus-Valladolid, clave de la fase 2 del caso Oikos, demasiado lector de las peripecias de Salvo Montalbano, el descarnado comisario capaz de sondear hasta las entrañas de los cadáveres para hilar pruebas definitivas. Sí es cierto que el investigador de Camilleri disfruta del buen yantar y el oficio remitido al Juzgado número 5 de Huesca se ha suministrado de trenza de Almudévar y aceite (se supone que altoaragonés) para postular unas suposiciones ni envueltas ni empaquetadas en veracidad.

El informe de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Judicial concluye que "no se han hallado abonos/transferencias concernientes al pago de la prima que se infiere recibida en fecha 10/10/2017 por Francisco Javier Atienza, "Pichu Atienza" y repartida en su domicilio el 11/10/2017 entre el resto de los jugadores de la plantilla". Esto es, no hay pruebas, misión principal de los investigadores.

Después de recoger las conversaciones de wasap entre Íñigo López y el receptor en torno a la trenza y el virgen extra, tras la conclusión de que no han encontrado nada palmario, el mundo al revés con un relato pretendidamente costumbrista sobre los usos en el mundo del fútbol que, de haber sido certificados por las pesquisas, hubieran derivado precisamente en la síntesis contraria.

En realidad, el relator aplicó el principio de presunción de culpabilidad en lugar del constitucional de inocencia: no existe registro ni constatación alguna, pero, como no me gusta el final, lo cambio para que se embadurne en credibilidad. Y no, Montalbano sólo detenía tras pruebas, no suposiciones. Blanco y en botella...

Etiquetas