Opinión

La masificación de una especie se considera plaga

Por
  • ANTONIO LASHERAS
OPINIÓNACTUALIZADA 02/12/2020 A LAS 01:00

En los últimos tiempos, en temas agrarios se habla mucho de la plaga del conejo, del jabalí, de roedores y de múltiples insectos, que dañan los cultivos y en el caso de los jabalíes provocan grandes accidentes de tráfico, con alguna muerte.

Desconozco lo que pensaran los canarios en las últimas semanas, con una entrada masiva de inmigrantes, sin saber a dónde llevarlos, con el solo fin de dar el salto a la Península.

Por las últimas noticias recibidas, están habilitando hoteles para alojar a cinco mil inmigrantes. ¿Qué experiencia embargará a los recién llegados ¡Como para pensar en volver a sus lugares de origen…! Humanamente hablando, no sería justo hablar de plaga cuando se trata de personas, pero estamos obligados a analizar los costos que esta situación nos está creando y nos creará en el futuro a los españoles como ciudadanos individuales.

Lo primero que nos preguntamos: ¿Quién pagará los costos hoteleros de las islas ¿Cómo quedarán los hoteles para que posteriormente sean ocupados por personas de pago ¿La imagen que se está dando afectará negativamente al futuro turismo El turismo español, está pasando por una crisis sin precedentes, si a esto le añadimos más contrariedades, el resultado es fácil imaginarlo.

En España ya tenemos muchos colectivos sin trabajo, personas que no pueden pagar los gastos mensuales y que en muchos casos pasan hambre y necesidad.

Pero, ¿algún día tendremos un gobierno que ponga orden en el desorden actual La voluntad es la fuerza que nos empuja para conseguir todos nuestros deseos y anhelos pendientes de ejecución.

La voluntad nos viene dada por el temperamento. La entrega, la dedicación, la constancia, la perseverancia, la tenacidad y tesón, son actitudes del ser humano que se gestan con la voluntad.

Qué necesitados estamos los españoles de hombres y mujeres con una voluntad recia para sobreponernos a tiempos tan difíciles como los actuales.

Siento un escalofrío en mi cuerpo cuando oigo decir a políticos, "me dejaré o nos dejaremos la piel, para solucionar los problemas de este país". Los problemas se solucionan con voluntad firme y constructiva, construyendo, no destruyendo estatuas y signos de la historia reciente.

Un agricultor no puede pensar en las heladas de hace cinco años. "Un agricultor lo que ha de hacer poner los medios para paliar los daños de la helada próxima".

Los políticos que viven mirando al pasado, son políticos sin voluntad para solucionar los problemas actuales y futuros.

Recorro campos, carreteras, pueblos y ciudades, y todavía no he encontrado pieles humanas que las perdieron en el intento de mejorar esta España nuestra que tanto lo necesita.

Etiquetas