Opinión

¿Y para cuándo la 9ª Ley de Educación?

Por
  • JOSÉ MAIRAL HERREROS (SABIÑÁNIGO)
OPINIÓNACTUALIZADA 06/01/2021 A LAS 01:00

La nueva legislación educativa, conocida también como Ley Celaá ya está aquí, como expreso que viene. Una situación y una ley que preocupa bastante a la Escuela Concertada de Aragón y de todo el territorio nacional y que ha provocado diferentes movilizaciones, dudas y protestas en contra a esta octava Ley educativa, nada más y nada menos.

Un récord de leyes en las que los resultados no han sido nunca lo suficientemente adecuados y previstos para el mundo educativo. Como otras muchas leyes anteriores, esta nueva Ley Celaá o Lomloe deja de recoger el sentir de todos los ciudadanos y colectivos relacionados con la educación, lo que se suele conocer como falta de consenso.

Quizás una de las principales quejas que surgen contra esta ley es la eliminación de la demanda social por lo que se podrían ir eliminando poco a poco clases concertadas en los centros educativos. Igualmente se señala la ambigüedad existente respecto a la educación especial, sobretodo porque quizás, entre líneas, en una década (si es que esta ley sigue en funcionamiento) los colegios ordinarios deberán estar preparados para atender a esos alumnos "especiales" dejando en el aire muchas preguntas y pocas respuestas.

Y como siempre decir, ¿cómo es posible que una Ley de Educación, la que sea, no tenga en cuenta a profesores y educadores para su elaboración, discusión y posterior práctica? Además la Lomloe nos dice Ley de Educación que sólo se podrá repetir un máximo de dos veces desde primaria al final de la ESO. Se abre la puerta a pasar de curso sin límite de suspensos. ¡Viva el esfuerzo! Se puede titular en Bachiller con un suspenso.

La ley dice que se garantizará el derecho a todos a recibir enseñanza en castellano y en las demás lenguas oficiales. ¿Lo dudan ustedes? La Religión será de oferta obligatoria, pero el cursarla será algo voluntario y no tendrá efectos académicos.

En cuanto a lo que decía a de la educación especial, estos centros ordinarios escolarizarán, en unos diez años, a alumnos que requieran atención especializada. ¿Cómo? Se fractura e impide la demanda social de los padres a elegir la educación que ellos quieran para sus hijos e hijas. Se limita a la educación concertada a aumentar plazas y centros a petición de los padres y también a limitar su expansión en suelo público. Y habrá una nueva asignatura obligatoria: Historia de la Filosofía que será nueva materia área en 2º de Bachillerato.

Una nueva Ley que deroga la Ley aprobada en el año 2013 y conocida por Ley Wert. Ver para creer. A cada gobierno una nueva Ley educativa. Y luego bien el tema del problema del profesorado suficiente para aplicar esta ley, de los materiales y espacios adecuados y necesarios, de las instalaciones adecuadas y suficientes. Así somos en este país y nunca cambiaremos.

Etiquetas