Opinión

Navidad inocente

Por
  • MARÍA ÁNGEL GARASA
OPINIÓNACTUALIZADA 09/01/2021 A LAS 01:00

Soy Finda, una muñeca vieja y rota, abandonada en el desván.

He sido un juguete muy usado por muchos niños y he visto sus caras muy satisfechas al recibirme en sus casas y ser un juguete muy valorado tal y como soy (muñeca sin vida) He cumplido 15 años, que para muñeca son muchos. Estoy muy desfasada. Los niños ahora prefieren otros juguetes más modernos y técnicos, pero a pesar de esto? me siento afortunada. He esperado con mucha ilusión este año tan difícil para todos y esta, además, es mi última carta. Si por un instante me dieran algo de vida? vestiría muy sencilla y dibujaría un corazón cargado de Amor muy grande en mi vestido.

Gritaría a la gente cercana, lejana, cuánto la quiero.

Gritaría por los balcones que el amor es el mejor motor de la vida.

Gritaría que el mundo es injusto y que la pandemia lo ha convertido en una sociedad egoísta, atípica y gran desconocida, donde los poderosos incendian las redes mintiendo, vulnerando los derechos de los más pobres.

Que los niños son un tesoro, que debemos mantener para nuestro futuro.

A lo largo de mis años he sido feliz en manos de los niños He aprendido mucho con sus juegos, pero a mí me falta el mejor Regalo: vivir No quiero despedirme, sin pediros que las personas puedan vivir con dignidad, que luchan por sus ideales, dotándoles de medios para conseguirlos, con esperanza, y unidos por la misma causa. Sera difícil; pero la vida continúa (para mí.... ya, no) Solo pediros que ese regalo tan maravilloso, que ha devuelto una luz al final del túnel de esta pandemia tan cruel, como es la vacuna contra el Covid. Cargada de Inmunidad pueda vencer a este virus que todos hablan y casi nadie conoce bien; también sea capaz de inyectar, alegría, economía, techo, paz, y sobre todo?volver a la vida normal, que creo, como muñeca. ya no será igual porque esta es mi última carta que escribo.

Con este trozo de vida, creo, que he escrito mi última carta con mis mejores deseos y ya puedan retirarme del desván.

Hasta siempre amigos.

Etiquetas