Opinión

Año de la familia

Por
  • MAR SÁNCHEZ RAMOS
OPINIÓNACTUALIZADA 30/01/2021 A LAS 01:00

Coincidiendo con el recién convocado "Año de San José" y en el quinto aniversario de la Exhortación apostólica "Amoris Laetitia", el Papa Francisco convocaba, el domingo que celebrábamos el día de la Familia, un Año especial de la Familia, que se iniciará en la propia festividad de San José, el 19 de marzo de 2021, y concluirá el 26 de junio de 2022, con el Encuentro Mundial de las Familias, en Roma.

Recuerdo que la familia ha estado desde el inicio en el corazón del magisterio de Francisco. El Papa nos invita constantemente a redescubrir el valor educativo del núcleo familiar, que debe fundamentarse en el amor que siempre regenera las relaciones, abriendo horizontes de esperanza. En la familia desarrollamos afectos profundos y descubrimos la belleza y la dureza cotidiana del vivir, con aprendizajes impagables como la fraternidad o el perdón, que se abre paso entre las discordias.

Jaume Catalán Díaz Desigual Desigual la carrera emprendida por las naciones del planeta para acceder a las vacunas descubiertas recientemente que combaten el corona virus, y en la que, mientras los países más ricos se llevan la parte del león, los más pobres tienen que conformarse únicamente con las migajas de las mismas.

Tal es así que, hasta la propia Organización Mundial de la Salud ha tenido que salir a la palestra para advertir muy seriamente a la población mundial, que, si no se coge el rábano por las hojas, se corre el riesgo de tener unos países con la pandemia controlada en un breve espacio de tiempo, y otros, por el contrario, en los que la misma se volverá endémica.

Y es que, el hecho de que tanto las compañías farmacéuticas suministradoras como los países de ingresos más altos, se hayan repartido con falta de equidad prácticamente el total de las dosis de vacunas sacadas al mercado -tan esenciales para la salud de las personas- denota sin ningún género de dudas, el egoísmo y la falta de solidaridad que reina a nuestro alrededor, lamentablemente. Así nos va..

Etiquetas