Opinión

Anomalías democráticas (I)

Por
  • MODESTO ARJONA ORTIZ
OPINIÓNACTUALIZADA 23/02/2021 A LAS 01:00

La Diputación Provincial de Huesca convoca concurso público para cubrir diez plazas de auxiliar administrativo y reserva una para personas transexuales, en cumplimiento de una ley de identidad e igualdad de género aprobada en las Cortes de Aragón en 2018. Parece una anomalía que tengan que tomarse medidas como esta que, lejos de ser inclusiva e integradora, lo que hace es estigmatizar y marginar a quien va dirigida.

La ley trans, impulsada por Unidas Podemos, está encontrando trabas en el PSOE más conservador y remilgoso representado por las emperifolladas Carmen Calvo y Margarita Robles. El tema no es fácil y costará al menos un par de generaciones más. Mal que bien vamos asumiendo que cualquier persona, hombre o mujer, pueda elegir libremente su orientación sexual; ahora bien, aceptar con la naturalidad debida que alguien pueda nacer hombre, sentir una profunda identificación con el rol de mujer y manifestarse asexual o que le guste tanto la carne como el pescado, es algo que requiere tiempo y más en un país donde todavía hay mucho imbécil de corral que alardea de su repertorio de chistes machistas.

Con empatía, apoyo y respeto hacia el maltratado colectivo LGTBI.

Etiquetas