Opinión

OPINIÓN

Real Madrid, Asaja y la ganadería española

Los ganaderos bajan sus vacas de los prados de alta montaña, ya entre nieve
Los ganaderos bajan sus vacas de los prados de alta montaña, ya entre nieve
S.E.

LA WEB del Real Madrid anunció este viernes que ha suscrito un acuerdo con la multinacional Meatless Farm, que se dedica a la producción de alimentos vegetales con similar morfología a los originales, lógicamente cárnicos, como salchichas o hamburguesas.

El Real Madrid fundamenta este patrocinio en “minimizar el impacto medioambiental de los alimentos y promover un cambio cultural de salud y bienestar”, algo que también implicará a sus futbolistas, los cuales “reducirán el consumo de carne” en busca del ansiado beneficio medioambiental.

Además, recuerda el Real Madrid que en mayo de 2020 se unió al Pacto Mundial de Naciones Unidas, comprometido a cumplir diez preceptos, entre los que se incluyen “fomentar las iniciativas que promuevan una mayor responsabilidad ambiental” y “favorecer el desarrollo y la difusión de las tecnologías respetuosas con el medio ambiente”.

La decisión del equipo blanco, además de que va a vaciar de su nómina de seguidores a miles de ganaderos, es una contradicción flagrante precisamente con michos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cuya lectural global, precisamente, incide en la responsabilidad con el entorno y con la producción de proximidad siempre con respeto al medio ambiente, categoría de la vida en la que los profesionales de la ganadería tenemos muchas “Champions League”. Entre ellas, la seguridad y la salud arropada por milenios de experiencia.

Desde Asaja Huesca se quiere recordar al Real Madrid que está haciendo un flaco favor a la ganadería española, poniendo en tela de juicio su sostenibilidad y lo saludable de sus productos, fuera de toda duda por mucho que ciertos sectores se empeñen en repetirlo una y otra vez.

Si el fundador de Meatless Farm atribuye al Real Madrid “los valores, la ambición, la experiencia, el alcance y la influencia”, desde Asaja-Huesca esperamos ansiosos que, en aras de evitar la contaminación mundial y ser un ejemplo para todos, comience a volar en clase turista y abandone los vehículos de alta cilindrada. El siguiente paso debería ser mantener el Santiago Bernabeu sin público, para evitar la contaminación de decenas de miles de personas yendo cada semana al estadio, y la contaminación luminosa cada partido y cada entrenamiento.

En esa traición a los territorios de España, incluso pierde la memoria del patrocinio de la empresa láctea italiana Parmalat a la triunfal generación de la Quinta del Buitre. El dinero manda. 

José Fernando Luna

Presidente de Asaja Huesca

Etiquetas