Opinión

Editorial

El 275 aniversario de Goya

Por
  • Diario del Altoaragón
OPINIÓNACTUALIZADA 30/03/2021 A LAS 00:05
Goya 275 años
Los reyes, con vecinos vestidos de goyescos en Fuendetodos
Agencia EFE

NO ES EXCLUSIVO de Aragón, pero no existe consuelo en un cierto desdén que se aprecia por la cultura y por los grandes referentes de la creación de nuestro país. Se suceden las ocasiones en las que no se aprovechan bien los aniversarios “redondos”, bien determinados hitos emblemáticos para poner en valor la riqueza de nuestra historia. Los ejemplos se amontonan: Madrid se plantea un museo para “nuestro” Ramón y Cajal, el quinto centenario de Miguel Servet hace poco más de diez años pasó sin entusiasmo popular y las instituciones no aciertan a programar grandes acontecimientos para tantos y tantos exponentes culturales.

Ayer sí, el 275 aniversario del nacimiento de Francisco de Goya y Lucientes revistió una solemnidad propia del reconocimiento y la puesta en valor de uno de los grandes aragoneses. De un pintor que marcó una época por la capacidad de trascender con su expresividad a sus tiempos y marcar un punto de arranque de una nueva época. Goya fue puro talento en su carácter observador de la época que le tocó vivir, convulsa y compleja, para dejar una huella que se convierte con el paso de las centurias en un orgullo para todos sus paisanos.

Además del anuncio de los actos que contempla la programación de la Fundación Goya y de la ilusión que representa el compromiso del oscense Carlos Saura para un documental sobre el pintor de Fuendetodos, de esta efemérides ha de resultar inexcusablemente un plan estratégico real para el 300 aniversario que está ahí, a la vuelta de la esquina de veinticinco años, con el objetivo de convertir Aragón en un gran referente cultural, en un escenario cinematográfico, en un ágora de la palabra y en un lugar para el compromiso con las artes.

Etiquetas