Opinión

Opinión

Agenda oculta

Por
  • Fermín Bocos
OPINIÓNACTUALIZADA 31/03/2021 A LAS 00:05
Ángel Gabilondo PSOE Madrid
Ángel Gabilondo, candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid
EP

En la batalla política de Madrid, marcada por el anticipo electoral al que se vio obligada la presidenta regional Isabel Díaz Ayuso para tratar de abortar dos mociones de censura urdidas en el laboratorio de La Moncloa, están aflorando noticias que dan idea de que más que unas elecciones regionales, lo que se va a jugar el 4 de mayo es una suerte de primera vuelta de las elecciones generales.

A la salida del Gobierno de Pablo Iglesias para encabezar la lista de Podemos y a la asunción por parte de Santiago Abascal de la dirección de la campaña de Rocío Monasterio, candidata de Vox a la Asamblea, habría que añadir que Pedro Sánchez ha colocado en las listas del PSOE a dos secretarias de Estado. Son movimientos que arrojan luz acerca de la importancia de estos comicios.

Por una disposición del Estatuto de Autonomía de Madrid la próxima legislatura sólo podrá durar dos años, tiempo que en la perspectiva de La Moncloa consideran idóneo para poner en marcha un experimento político que en el caso de que las izquierdas consiguieran arrebatarle el poder al PP sería de largo alcance y tendría proyección nacional.

La "agenda oculta" del proyecto pasa porque los números sumen confiando en que Díaz Ayuso, -pese a que va por delante en las encuestas- no consiga mayoría suficiente ni contando con el apoyo de Vox. Es un escenario de fuerzas igualadas en el que la victoria puede caer tanto del lado de la derecha como de la izquierda. Pese a sus repetidas promesas de que quiere ser presidente de Madrid, sí la coalición de los partidos de izquierdas suma, no veríamos a Ángel Gabilondo en el despacho de la Puerta del Sol.

No es un secreto que Gabilondo es una suerte de candidato a la fuerza. La convocatoria relámpago le pilló con el pie cambiado cuando aspiraba a ser nombrado Defensor del Pueblo, sueño que todavía podría coronar y por el que renunciaría con gusto a la Presidencia de Madrid.

¿A favor de quién? ¿A quién cedería la silla curul? Lo han adivinado: a Pablo Iglesias. Con las luces largas, en esa "agenda oculta" lleva algún tiempo trabajado Iván Redondo, poderoso valido de Pedro Sánchez . 

Etiquetas