Opinión

Tribuna altoaragonesa

Desmontando al lobo

Por
  • Antonio Carreras Conte
OPINIÓNACTUALIZADA 07/04/2021 A LAS 00:05
Concentración de hace dos años en Ansó contra las afecciones del oso y el lobo en la ganadería
Concentración de hace dos años en Ansó contra las afecciones del oso y el lobo en la ganadería
D.A.

NO SOY ganadero, tampoco cazador, pero entiendo que hay que poner límite a los grandes depredadores. Aunque también me podría referir al oso, por los graves problemas que causa en el Pirineo, en este escrito solo voy a nombrar al lobo, dado el interés y la intención por parte del Ministerio de Transición Ecológica de incluirlo en el listado de especies protegidas, con todo lo que eso supone. No se podrá controlar, se facilitará su expansión, se acotará y se prohibirá la caza para favorecer la colonización del lobo en nuevos territorios y varias cosas más. En definitiva se le tratará como si fuera una especie en peligro de extinción y no es así, en España hay miles de lobos. Quienes están en graves problemas y desapareciendo son los ganaderos, es verdad que no siempre los lobos son los causantes, pero conozco ganaderías que han cerrado la explotación por culpa de este animal.

Lo que no se puede consentir es que, para conseguir este estatus especial al lobo, usen unos argumentos que pienso nada tienen que ver con la realidad. Se suele decir que una mentira contada diez, cien, mil veces, al final se queda como una verdad, y algo de esto ha pasado con el tema del lobo.

Estos son algunos de los logros del lobo según las Asociaciones ecologistas y que se han hecho eco varias administraciones para pedir su protección especial:

-El lobo solo mata para comer.

-Es el veterinario del bosque.

-Solo mata animales enfermos y viejos.

-Es un eficaz aliado del ganadero porque controla enfermedades de la fauna salvaje como la tuberculosis.

-Es quien mejor puede controlar las superpoblaciones de conejos, ciervos, jabalís, etc.

En conclusión, según ellos es imprescindible y no se puede vivir sin lobos.

Y esta es la realidad.

El lobo es de los pocos animales que mata por placer. En Los Monegros, según la Administración, hay un solo lobo, pues este único ejemplar ha sido el causante de varias matanzas, de más de 10 ovejas en cada cacería, como aquella que en la finca El Vedado de la DGA mató 16 ovejas, más de 1.000 kilos de carne para comerse 2 kilos. En cuanto a que es el veterinario del bosque, hasta donde yo sé, estos grandes profesionales se dedican a curar y salvar vidas de los animales y si hay que sacrificar a alguno lo hacen sin que sufran. El lobo es un cruel y sanguinario depredador que se come a sus víctimas estando vivas, como a una burrita en San Mateo de Gállego que no la pudo degollar y se le comió media pierna estando viva, menudo sufrimiento del pobre animal. Sobre lo que nos cuentan de que solo mata animales enfermos y viejos, por supuesto que los primeros en caer son los débiles, pero débil también es un cervatillo recién nacido y son muchos los que caen en sus garras, pero claro, la foto de Bambi en las fauces del lobo no interesa. Hay infinidad de videos de ataques de lobos tomados por cámaras nocturnas en las cuales se ve que acometen a todo lo que se mueve y tienen más cerca. Que nos quieran hacer tragar que el lobo controla enfermedades como la tuberculosis, eliminando animales enfermos o las superpoblaciones como los jabalís, es de traca. La caza es la que de verdad hace esta labor, si no fuera por los cazadores a estas horas los jabalís estarían en la plaza del Pilar de Zaragoza, viendo al Torico en Teruel o tomando cañas en las cuatro esquinas de Huesca. Matan más jabalís las sociedades de cazadores de cualquier Comarca de nuestra Comunidad que todos los lobos de España, y si dejaran de hacerlo sería ruinoso para la agricultura y motivo de muchos accidentes en las carreteras, además de que la caza deja muchísimo dinero en la maltrecha economía de las poblaciones.

Por lo tanto si quieren proteger al lobo que lo hagan, pero no contándonos el cuento de que es es imprescindible para la sociedad y el mundo rural porque no es así. l

Etiquetas