Opinión

Tribuna altoaragonesa

Actividades comunitarias de voluntariado

Por
  • Juan Carrero Jiménez
OPINIÓNACTUALIZADA 17/04/2021 A LAS 00:05
Juan Carrero
Juan Carrero
Pablo Segura

Una de mis aficiones sociales, desde que acepté la prejubilación de la entidad bancaria a la que serví toda mi vida laboral, ha sido mi participación en el mundo del Voluntariado. Desde que Juan Vela y Pilar Mur pusieron en marcha la Plataforma del Voluntariado de Huesca (hoy de Aragón), he sido secretario general voluntario. Estamos hablando de unos 19 años de labor voluntaria con cargo específico sin cobro alguno. Antes me había limitado a ayudar a mi amiga María del Pilar Mur Rengifo en sus sueños y esfuerzos y ella fue la primera Secretaria de la Plataforma y Presidenta de Unicef.

Esta pandemia me invita a analizar lo que pasa en este desastre social que nos ha invadido, mirándolo bajo la perspectiva de alguien que vio nacer y desarrollar a las asociaciones de Voluntariado de Aragón, y especialmente a la Plataforma. Y voy a hacerlo bajo la óptica de tres Asociaciones, con las cuales colaboro aún.

1) Casa Regional de Andalucía en Huesca. Fui cofundador cuando estaba trabajando fuera de Huesca en el año 1989. Hoy, esta Asociación es miembro activo de la PVA y la estoy presidiendo junto a un equipo mixto de juventud y veteranía. En esta Asociación ha pasado de todo, tiempos buenos, regulares y malos, pero que, a hoy, hay que calificarla como autora de un milagro de supervivencia y correcta administración. Esta Casa aún está viva a pesar de que en marzo 2020 fue totalmente cerrada la instalación por la covid. Cuando se pudo abrir, en verano y otoño fue exclusivamente para usar el Patio Andaluz y con un nuevo concesionario del Bar, al que se bautizó como La Zambra. A ambas partes se les debe hoy la supervivencia actual. Cuando se nos deje abrir completamente la instalación, Bar, Salón Social y Terraza, será el momento en el que constataremos si la Casa ha sobrevivido. Y con esta posible supervivencia puedan reincorporarse a usar nuestra sede los grupos de Folklore que estaban domiciliados en nuestra Casa hasta el año 2019: Grupo Alhambra, Calle del Arte, Grupo de Guitarras Peña tío Santicos, y el Grupo musical Nueva Trova Sertoriana, que en 14 meses no han podido realizar ni un ensayo en nuestras instalaciones. Son 4 grupos con aproximadamente 30 componentes que no sabemos si habrán llegado activos al final de la covid. Cuando esto se produzca ojalá puedan superar esta crisis y retornen a su Casa.

2) Rotary Huesca.- Desde el año 2000 soy miembro del Rotary Club de Huesca. En esta Asociación he pasado por todos los cargos y responsabilidades. El Rotary, gracias a la enorme calidad humana de sus componentes, apenas ha sufrido institucionalmente. Solamente se han dejado de lado los eventos sociales como cenas o reuniones de los lunes, sustituidos por eventos electrónicos. En esta Asociación no hay personal laboral. Los socios se reparten el trabajo y las respuestas a los problemas actuales. Este triste tiempo no ha abatido la labor rotaria, y estamos colaborando con materiales como mascarillas, de tela y con pantallas plastificadas, que se han repartido en todo nuestro entorno, hoy aún seguimos dotando de estos materiales especialmente a los colegios bien directamente o a través de la Plataforma de los Voluntarios de Aragón, facilitando los materiales de protección que muchas familias no pueden pagar, y sobre todo se mantienen los programas de productos solidarios aragoneses que sostienen económicamente los programas de “dotaciones de aguas a sociedades que carecen de ella” lo que se realiza a través de la Fundación Rotaria Española y con habitual destino a África.

3) Plataforma del Voluntariado de Aragón.- Desde que retorné a Huesca a mediados de los años 90, se creó esta Plataforma y ayudé a su constitución y fui un apoyo grande para la secretaria general Voluntaria, María Pilar Mur Rengifo, de tan grato recuerdo. Entonces ella era la Presidenta de Unicef y yo era su vicepresidente.

Cuando murió Pilar, D. Joaquín Ruiz Jiménez, presidente de Unicef España me pidió que continuase la labor de Pilar, y me solicitó que la sustituyese en la Secretaría del Voluntariado de Aragón, pues don Joaquín lo valoraba enormemente. Acepté ambas peticiones y desde el Club de Excelencia de Gestión y con apoyos de la Comisión Europea se me propuso que realizásemos en Huesca un curso que entonces despertaba mucha esperanza. Fue el Curso de Autoevaluadores de Gestión, trinchera de primera linea en la que personas muy destacadas de Aragón se formaron tanto y tan bien que Huesca, desde entonces, se convirtió en referencia de la Calidad de la Acción Social de España. Aun hoy esta vitola acompaña en Madrid a los miembros de la Plataforma del Voluntariado de Aragón. De muchas maneras se ha distinguido a oscenses y aún hoy las opiniones y colaboraciones origen de esta provincia, en el mundo del Voluntariado y de la Acción Social, son tremendamente valoradas en toda la Red española del Voluntariado. Hoy el Presidente de la PVA es a su vez Tesorero de la Plataforma Española del Voluntariado y miembro muy destacado de la Plataforma del Tercer Sector de Acción Social.

Pues hoy esta joya aragonesa está cerrada por causas económicas. Y ante ello sólo puedo pedir a la Sociedad que ampare tanto a la propia PVA como a cualquiera de sus 43 asociaciones activas, organizaciones que están pasándolo muy mal, pues la lucha contra la covid ha oscurecido la labor de tantas asociaciones, que cada una con su especialidad ha visto recortadas sus posibilidades por mermas tanto económicas como de voluntarios. Algunas de ellas están en riesgo de desaparición . Ojalá sepamos reaccionar y no dejarlas caer.

Jubilado y secretario de la Plataforma del Voluntariado de Aragón

Etiquetas