Opinión

Tribuna altoaragonesa

Miedo a la verdad

Por
  • Laura Alins Rami
OPINIÓNACTUALIZADA 05/07/2021 A LAS 00:05
Pleno del Congreso de los Diputados
Pleno del Congreso de los Diputados
EP

El pasado 21 de mayo el grupo parlamentario del PSOE presentó en el Congreso de los Diputados una proposición de ley para blindar los abortorios y sus inmediaciones, y prohibir las reuniones de personas que acuden allí pacíficamente o de los rescatadores. Otro servicio a prohibir es la Ambulancia de la Vida, que cuenta con todos los permisos, y ofrece ecografías gratuitas en la puerta del abortorio para mostrar a la madre a su hijo y el latido de su corazón.

La proposición de ley establece penas de seis meses a tres años de cárcel para estas personas, simplemente por promover o participar en tales concentraciones, aunque no lleguen a tener contacto con las madres, ya que considera que hostigan y coartan su libertad.

¿De qué delito se acusa a quiénes acuden silenciosos al entorno de los abortorios, o, en otros casos, informan, siempre con comprensión, delicadeza y si la mujer lo desea, sobre el bebé que lleva en su seno, sobre qué es un aborto, y sobre otras alternativas para salir adelante?

El delito es salvar la vida de los más indefensos; el delito es dañar el jugosísimo negocio de la patronal abortista -gracias a las vidas rescatadas por estos valientes- que presiona al gobierno para implementar esta nueva medida y no perder su status; el delito es mostrar la realidad del aborto, sus prácticas y secuelas, algo que ocultan los abortorios y todo el aparato que los sostiene; el delito es salvar a la mujer de la violencia que se ejerce sobre ella, explicándole que hay otras alternativa, además de la posibilidad de ser acogida y ayudada en el plano laboral, material, social y emocional. El delito, en definitiva, es decir la verdad. Sólo la verdad nos hace libres; sin la verdad, sin el conocimiento y sin el apoyo emocional y material la mujer no puede decidir de manera autónoma.

Esta proposición de ley, que refuerza la abusiva ley del aborto española (en España se producen alrededor de cien mil abortos al año, además de otros abortos químicos, como los que origina la píldora del día después), explota una situación de extrema vulnerabilidad de la madre y penaliza a quienes podrían ayudarla de verdad, abandonándola a su suerte. Un abuso contra la mujer y la maternidad; un abuso encubierto con palabras adulteradas como compasión, derechos, igualdad…

La norma que comentamos se incardina de manera perfectamente coherente en la agenda progresista a la que se nos está sometiendo, sin debate, promovida por un implacable y sistemático entramado legislativo contra la libertad, la vida, la familia… (leyes del aborto y eutanasia, ley de defensa del menor, leyes trans y de igualdad de género, ley de educación…)

Este decadente proceso cultural, político y social pretende transformar los cimientos de nuestra sociedad, la esencia de nuestra civilización hasta acabar con ella, y persigue, como cualquier totalitarismo, a quienes no comulgan con sus consignas. Nada nuevo bajo el sol.

Sin embargo millones de españoles, numerosas asociaciones, no están dispuestos a dejarse manipular; saben que sus conciencias nunca podrán ser anestesiadas y que trabajarán cada día con más fuerza por despertar las que ya han sido absorbidas por este sistema inicuo; un sistema que necesariamente perecerá. La lucha respetuosa, pacífica, positiva e incansable por la verdad es el camino y la esperanza.

Etiquetas