Opinión

TRIBUNA ALTOARAGONESA

El SPEIS de la DPH, un gran equipo de futuro

Por
  • Trabajadores del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios y Salvamento de la DPH
OPINIÓNACTUALIZADA 18/07/2021 A LAS 00:05
Efectivos del Speis trabajan en el control y extinción de un incendio en Barbastro el pasado junio.
Efectivos del Speis trabajan en el control y extinción de un incendio en Barbastro el pasado junio.
Speis

DESDE que la DPH asumió el nuevo servicio de bomberos unificando toda la provincia de Huesca, no han dejado de sucederse los acontecimientos, algunos de ellos insólitos, incluso para los propios trabajadores del servicio.

En 2020 se trasferían todos los equipos materiales y personales existentes en las Comarcas al nuevo servicio de bomberos de la Diputación Provincial de Huesca, puesto que las Comarcas no tenían la competencia para asumir estas labores.

Al mismo tiempo, se convocaban 2 oposiciones (de diferente categoría) con 24 y 34 plazas para dotar a toda la provincia y poner en marcha el nuevo servicio. Tras más de un año de espera entre el juicio por la reserva de plazas a militares y la pandemia del Covid-19, estas oposiciones se lograron sacar adelante con el esfuerzo, entusiasmo y paciencia tanto de opositores, como (también hay que decirlo) la administración. Unas oposiciones, que según la gran mayoría de participantes consultados, fueron ejemplares en su ejecución, transparencia y atención a todo aquel que lo solicitó.

El servicio comenzó el día 1 de enero de 2021, aunque 48 horas antes un grupo de opositores (a las puertas de obtener plaza) acudían a los Juzgados de Huesca solicitando la paralización del servicio, argumentando que estas transferencias se habían hecho de forma ilegal. El juez no admitió la medida cautelar requerida y se pudo comenzar con cierta normalidad, aunque la polémica y expectación era inevitable entre todos los trabajadores.

Durante estos 6 meses, hemos visto como la gran mayoría de las personas transferidas de las comarcas y que llevaban años trabajando “los veteranos”, se han esforzado por ayudar, compartiendo todo su conocimiento y experiencia, que fuese poca o mucha tenían a “los novatos”. En algunos casos, forzados por “el qué dirán” para demostrar su valía, la cual se había puesto en duda con dicha denuncia, siendo profesionales en su trabajo.

En todo este tiempo, hemos convivido muchas horas (con la covid-19 no es tan fácil como antes) sintiendo que formamos parte de un gran servicio provincial que nos da la tranquilidad de que si pasa algo en cualquier rincón de la provincia, estamos arropados por el resto de compañeros. Un sentimiento de unidad desconocido hasta la fecha.

Es cierto que algunos parques están escasos de medios pero, según noticias recientes, se pretenden reforzar lo antes posible, así que esperamos que poco a poco se vayan completando con más personal y material. En marzo ya se incorporaron 30 personas más como interinos.

En la actualidad somos unas 150 personas de las cuales unas 50 fueron transferidas de las comarcas, con las que hemos atendido más de 500 intervenciones en toda la provincia de Huesca durante estos meses, en la mayoría de casos resueltas con eficacia. Seguramente se habrán cometido errores, pero podemos asegurar que estuvimos entregados al máximo en nuestra labor.

La reciente sentencia del juzgado de Huesca podría anular la forma en que se realizó el paso de algunas de estas personas al nuevo servicio de DPH, alegando que realizaban labores de Protección Civil y otras no adecuadas a la ley que regula los servicios de emergencias en Aragón, aunque si les preguntamos a estos trabajadores, podrán explicar como atendieron durante años todo tipo de emergencias y labores, dentro de las que se encuadran las de un bombero.

No es nuestra intención analizar la forma en que se realizaron estas transferencias ni cómo pasaron estos trabajadores de las Comarcas a Diputación, que solo cambiaron de administración sin cambiar de nivel (casi todos siguen siendo C2 y no C1 como deberían) ni tampoco en qué condiciones estaban antes, ni qué labores prestaban en ellas, pero lo que sí podemos asegurar es que sin todos ellos este servicio no habría arrancado, al menos de la manera en que esta funcionando en la actualidad. Sin ellos, pocos de los nuevos funcionarios que entramos sin mucha experiencia habríamos podido salir adelante con la seguridad que todos hemos percibido al tenerlos a nuestro lado.

Nadie puede negar el derecho que todos tenemos de acudir a los tribunales, para eso están, pero tampoco podemos mirar para otro lado con el problema que tenemos encima de la mesa, al que hay que buscar solución. Preferiblemente, afectando al menor número de personas posibles. La tarea bien merece el esfuerzo de todos, incluida la Diputación.

Como grupo de trabajadores que somos queda fuera de nuestra intención pedir con una carta a un juez que cambie su veredicto, pero sí nos gustaría enviar un mensaje de aliento a todos nuestros compañeros afectados que con gran preocupación están viviendo estos días. Ellos serán los que queden en la situación más complicada (en un limbo y sin empleo) después de llevar años de contrato en contrato, esperando el cambio de administración y que cuando por fin llega, se esfuma (caso de ser firme esta sentencia). Compañeros que nos han apoyado durante estos meses, entregados en su labor, volcados en sacar adelante este servicio en tiempo récord, junto a los que estamos convencidos de que si conseguimos parar esta locura y recuperar la unidad lograremos formar uno de los mejores servicios de Aragón, como la provincia de Huesca merece.

En nuestro trabajo nunca actuamos solos, debemos velar por nuestro compañero en todo momento como él lo hará por nosotros.

Es hora de unir y avanzar hacia el futuro que todos deseamos.

Es hora de apoyarnos, equipo.

Etiquetas