Opinión

Tribuna altoaragonesa

Benasque y sus problemas

Por
  • José Sanmartín Sopena
OPINIÓNACTUALIZADA 19/07/2021 A LAS 00:05
Benasque
Benasque
M.J.S.

EL VALLE de Benasque es muy completo. Tiene una naturaleza exuberante. El río Ésera y abundantes barrancos y fuentes fluyen todo el año. Hay pastizales naturales, frondosos bosques e incluso una selva. Tenemos más de 60 picos de más de 2500 m de altura, de los cuales hay 33 de más de 3000 m. Hay dos estaciones de esquí: Llanos del Hospital y Cerler. En este valle caben toda clase de deportes de montaña en verano y en invierno. Por sus montañas le llaman la Suiza española.

Es un valle escondido: malas carreteras de acceso y falta de túnel para pasar a Francia. Para ir de Benasque a Luchón hay que recorrer en coche 150 Km y si hubiese túnel la distancia sería de menos de 15 Km.

Benasque, en materia de comunicaciones, tiene pendientes no una sino dos espadas de Damocles: carreteras de acceso y paso a Francia. Se están haciendo obras para mejorar algunos tramos de la carretera de acceso, las esperábamos desde hace décadas y son muy necesarias. Hay que recordar que esas obras, si se completan, no resuelven el problema totalmente: quedará por arreglar un tramo de 12 Km, llamado congosto de Ventamillo. Ese tramo seguirá siendo, no se sabe por cuanto tiempo, un cuello de botella para el tráfico rodado. Eso supone dificultades para acceder al valle.

Del Ventamillo se ha hablado mucho y casi siempre en contra de que se arregle. Se ha llegado a decir que cierta clase de pájaros se extinguirían si se tocase el Ventamillo, olvidando que los pájaros son bastante más listos que ellos y saben trasladarse a otro lugar si se les molesta.

En todo caso, el Ventamillo puede dejarse como está, haciendo un túnel para el tráfico, que no sería de mucho más de 8 Km y arreglando el resto. Queremos que arregle toda la carretera y no solamente algunos tramos. Ya está bien de tomarnos el pelo a quienes aquí habitamos.

El túnel a Francia ya debió hacerse antes que el de Bielsa. La gente del valle conoce las extrañas circunstancias que llevaron a posponer esa comunicación entre Benasque y Luchón. Aquel agravio debe ser reparado, aunque sea tarde.

Es indudable que hay poderes fácticos a los que no interesa el paso a Francia por Benasque. Temen perder turistas y negocio. Los tenemos al este y al oeste del valle y lo que desean es conservar sus privilegios. No creo que haya nadie de Benasque, ni de la Ribagorza que se oponga a ese túnel. Si hubiese alguno, totalmente equivocado.

Tenemos la suerte de que no se pueden poner ruedas a nuestras montañas. Si eso fuese posible ya no estarían aquí.

A pesar de todos los problemas citados, la naturaleza y especiales condiciones del valle han sido valoradas por el turismo.

Hay muchas cosas por ver y por hacer en el valle de Benasque:

Hay cuevas que podrían adecuarse y ser visitadas: cuevas de Alba, cueva del Avión en La Paúl, cueva de San Romá, etc., etc.,.

El Balneario de los Baños debería convertirse (en el sitio que ahora está o en el llano) en un Balneario moderno, para aprovechar las fuentes termales allí existentes. Podría funcionar todo el año y ser, además, un hotel de montaña abierto a todo público.

En las cercanías de la pista del Solano, a falta de lo que digan los expertos en la materia, parece que hay cosas interesantes: un cráter de la posible caía de un meteorito, un menhir (muy especial),; varios dólmenes (unos localizados y otros sin descubrir). Tenemos más allá el dolmen de Ramastué, ya declarado BIC. ¿Podría organizarse una Ruta de los Dólmenes?.

El valle de Estós también debería ponerse en valor. Ampliar y prolongar la pista de acceso hasta el refugio de El Cantal y hasta el Refugio de Estós (que se quemó). Hacer allí un buen hotel de montaña.

Hay que recordar que se engañó, presuntamente, a los propietarios de Estós. Aduciendo que los límites no estaban claros se procedió a deslindar una parte de la que se apropió el Estado. Resulta que en escrituras particulares de los propietarios si figuran claramente los límites, por lo que el citado deslinde fue, presuntamente, un expolio. La montaña al completo es de los 184 vecinos que se relacionaron en la escritura inicial, no teniendo parte alguna el Estado. ¿Se podría ahora revertir la situación?. Han pasado muchos años pero, invocando derechos históricos, aportando las escrituras de particulares con los límites correctos, declarando un exceso de cabida (caso necesario) yo creo que se podría conseguir.

También debería ser posible excluir Estós del Parque Poséts-Maladeta (si los propietarios quieren) ya que, cuando se hizo dicho parque, no se consultó a sus propietarios si lo querían.

Etiquetas