Opinión

Opinión

Una provincia llena

Por
  • Diario del AltoAragón
OPINIÓNACTUALIZADA 15/08/2021 A LAS 00:05
El alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, opina que el toque de queda no afectará al turismo porque no predomina un perfil de visitante de ocio nocturno
Pese al actual toque de queda a Jaca han seguido llegando visitantes. 
Pablo Segura

 

Es curioso cómo se invierte el ‘paisaje’ en pleno mes de agosto. Conducir solo por carreteras secundarias o incluso pistas es hoy imposible con el aluvión de turistas y vecinos de segunda residencia que hay en el Pirineo y casi en cualquier pueblo. En algunos más turísticos, a determinadas horas, hay colas para entrar. Por el contrario, uno puede llegar solo por la autovía incluso en día laborable a Huesca o a Zaragoza.

La población se invierte y, mientras en la capital oscense cierran los comercios, en los pueblos de la provincia no se sabe cuándo es festivo porque todos los establecimientos posibles están abiertos. Estos días vemos carteles de completo en hoteles, cámpines... colas para entrar en pueblos, en restaurantes, en supermercados... Esas esperas, mientras sean con mascarilla y en orden, transmiten esperanza. Quizá hablen de la necesidad de liberarnos de las restricciones que nos ha impuesto la pandemia pero, sobre todo, hablan de bonanza económica.

En Huesca la situación no es muy distinta a cuando se celebran las fiestas de San Lorenzo, cuando muchos comercios o empresas cierran esta semana y la siguiente principalmente para disfrutar de la fiesta y dar vacaciones a sus empleados. Durante años parecía que el parón clásico se mitigaba pero, en esta ocasión, incluso el día 9 ya había establecimientos cerrados por vacaciones. Estos cierres también hablan y dicen que no es la ciudad turística que deseamos, al menos en estas fechas.

Y pasarán estos días de agosto y la población se invertirá de nuevo. Entonces, las colas de las ciudades darán que pensar en que podría estar más repartido todo el año, no el turismo, sino la población. Algo se podrá hacer. Pero, mientras tanto, bienvenidas las colas de hoy y su repercusión económica.

Etiquetas