Opinión

EDITORIAL

Adiós a los ‘tamagotchi’

Por
  • Diario del Altoaragón
OPINIÓNACTUALIZADA 11/09/2021 A LAS 00:05
En líneas como la Huesca-Canfranc el tren de referencia sigue siendo el “tamagochi”.
En líneas como la Huesca-Canfranc el tren de referencia ha sido siempre el “tamagotchi”.
PAR

EL CANFRANERO mejora. La Serie 596 de Renfe, los llamados ‘tamagotchi’, los trenes más antiguos y lentos de España ya que solo funcionaban en Aragón, se van a retirar de la línea a finales de mes. La vieja reivindicación se consigue muchos años después y se traducirá en una mejora de la capacidad del servicio.

En su lugar, Renfe pondrá en circulación los trenes diésel de la Serie 594, los TRD, entre Zaragoza y Canfranc. La compañía informa de que disponen de 124 plazas de butacas reclinables, reposabrazos abatibles, puertas interiores y exteriores automáticas, climatización en todo el tren, maleteros independientes y dispositivos portabicicletas. Cuando se empieza a leer la enumeración se espera algún avance tecnológico, pero entre todo, no hay nada a lo que el usuario no esté acostumbrado ya desde hace años en otras líneas. Es algo así como si anunciaran ahora un coche con aire acondicionado de serie. Pero, claro, en la línea del Canfranc suena a un confort inusitado.

Al margen de la anécdota, el cambio supondrá una indudable mejora del servicio para el usuario. Pero la clave también está en si la sustitución del material en circulación conllevará una reducción de los tiempos de viaje. De eso no ha informado la compañía.

Aunque la velocidad de este modelo es superior, el estado de la vía en algunos puntos, por ejemplo en el entorno de Anzánigo por las curvas cerradas, quizá haga imposible que se reduzca mucho el tiempo de viaje. Las tres horas y tres cuartos que se tarda en realizar el trayecto completo entre Zaragoza y Canfranc no son competitivas frente a otros modos de transporte. Con todo, por algo se empieza y, dejando de lado las dudas planteadas, es para aplaudir la medida. Es una buena noticia y solo se espera que sea la primera de muchas más.

Etiquetas