Opinión

Opinión

Don Juan José de Mur, ilustre clérigo y musicólogo altoaragonés

Por
  • Juan Carlos Barón y José María Nasarre
OPINIÓNACTUALIZADA 14/09/2021 A LAS 13:04
Juan José de Mur, en 2012.
Juan José de Mur, en 2012.
D.A.

DESDE su Bielsa natal, con el tiempo todo el acervo cultural y patrimonial musical del Alto Aragón formó parte de su vida y de sus trabajos de investigación, y con su creatividad múltiples composiciones tanto religiosas como profanas enriquecen el panorama musical aragonés.

En la tarde del día 12, festividad del Santo Cristo de los Milagros, entraba en la casa del Padre para participar de la PAZ de Dios y disfrutar de las sinfonías celestiales en las que él también participará.

Nos deja un ilustre altoaragonés, que desde su formación sacerdotal en el seminario y su posterior y nunca interrumpido estudio, investigación, composición e interpretación musical ha llenado su vida de una armónica sinfonía de trabajo y producción musical adobada con su sencillez natural.

En la catedral Barbastro a cuya diócesis pertenecía ejerció de Maestros de Capilla desde 1960 a 1962. Al quedar vacante en la catedral de Huesca la plaza de Maestro de capilla-organista que dejaba D. Gregorio Garcés Til, -otro ilustre musicólogo altoaragonés- al conseguir la plaza de organista de las catedrales de Zaragoza, obtuvo por oposición la plaza de la catedral de Huesca hasta su jubilación en 2010, habiendo sido nombrado en 1983 canónigo numerario.

Su actividad musical, con ser importante en el campo de la música popular de la provincia, destacó de manera preferente en la música del campo religioso. Las catedrales, y la de Huesca también, de una manera habitual y sobre todo en las grandes festividades religiosas las celebraciones litúrgicas han estado solemnizadas por orquestas, coros y música de órgano que han conseguido lo que podríamos decir un bien inmaterial cultural.

Don Juan José no sólo dirigió coros y actuaciones musicales de sus antecesores maestros en la catedral de Huesca, también él fue compositor de la Missa in honorem Sancti Laurenti (1997) y la Segunda Misa a San Lorenzo para coro a cuatro voces mixtas, solistas y orquesta. Otras composiciones de importancia fueron el Oratorio a la Ascención del Señor, a la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo y Sinfonía Altoaragonesa.

Su preocupación se centró también en el cuantioso acervo musical del Archivo de la Catedral de Huesca. Su actividad fue el inventario, ordenación y catalogación de cuantas partituras existían en dicho archivo y que para el uso futuro quedó patente en el Catálogo del Archivo de Música de la Catedral de Huesca publicado en 1993 con el patrocinio del Ayuntamiento de Huesca, Obispado de Huesca y el Servicio de Cultura de la Diputación Provincial de Huesca.

Como investigador de la música tradicional aragonesa ha realizado una ingente labor investigadora de campo recorriendo la provincia de norte a sur y de este a oeste recogiendo letras y canciones interpretadas in situ por hombres y mujeres de las poblaciones, hasta tal punto que es un recopilador de un patrimonio musical rico y variado, que de no ser por él parte se hubiera perdido. Esta labor ha sido reconocida por instituciones culturales y personas que sienten y viven las creaciones populares recopiladas, como es el caso Olga y los Ministriles que en colaboración con el IEA de la Diputación Provincial han editado un disco en homenaje a D. Juan José de Mur quien ha recogido y transcrito más de mil melodías, tradicionales y religiosas de la provincia. Este disco LP fue presentado en el salón de actos de la Diputación de Huesca el día 25 de septiembre de 2018 en presencia de D. Juan José por Salvador Cored y Olga Orús, entre otros en un salón rebosante de público, quien manifestó “Desde los años 60 viajé a sitios desconocidos y recogí muchas, primero hice el Cancionero Altoaragonés en el que además de recopilar la música, hice a mano los dibujos que salían en el libro. Tras la publicación de ese primer volumen compuesto por 700 títulos, el IEA editó un segundo recopilando el resto de canciones que había encontrado y que también son bonitas”.

El Cancionero Popular Altoaragonnés, publicado por el Instituto de Estudios Altoaragoneses en 2015 contiene en un volumen de 354 páginas y en 452 partituras la recopilación de sus muchos años de trabajo de campo en el terrero de la música popular entre las gentes de muchas localidades de la provincia de Huesca.

El Concierto de Navidad del Campus de Huesca que viene desarrollándose en la catedral desde hace 26 años se inició el 21 de diciembre de 1994 bajo la dirección de Conrado Betrán interpretándose la Sinfonía Altoaragonesa –que se estrenó en esa ocasión- y el Oratorio de Navidad creaciones musicales compuestas por D. Juan José de Mur.

La Navidad recreada en las calles oscenses por la Asociación Acordanza, así como escuelas de jota y folclore también beben en las fuentes musicales aportadas por D. Juan José interpretando villancicos aragoneses recopilado tanto por él como por su antecesor, también Maestro de Capilla-organista de la catedral D. Gregorio Garcés.

Su aportación en el campo del patrimonio cultural musical es motivo de valoración y agradecimiento, como así los han hechos otras instituciones. Así, en 2014 fue nombrado Académico de Bellas Artes de la Real Academia de San Fernando de Madrid; en 2019 Académico de Honor de la Academia de Artes y Folclore de Aragón y en 2018 el Instituto de Estudios Altoaragoneses de la Diputación Provincial de Huesca le entregó la Medalla Jinete Ibérico.

Los cancioneros de Juan José de Mur tienen una extensa proyección en las producciones de músicos aragoneses como en La Bullonera, Hato de Foces, Olga y los Ministriles, Cierzo, La Orquestina del Fabirol, Biella Nuei y otros.

Descanse en Paz Don Juan José de Mur Bernad y que en la patria eterna participe de la música celestial. 

Etiquetas