Opinión

Opinión

Periodismo 2030

Por
  • Antonio Casado
OPINIÓNACTUALIZADA 13/11/2021 A LAS 00:05
La información veraz se ha convertido en un bien cada vez más escaso en el reino de la inmediatez.
La información veraz se ha convertido en un bien cada vez más escaso en el reino de la inmediatez.
Piqsels

El título de la columna -enseguida lo explico- me propone odiosas comparaciones con los compromisos de Glasgow o la agenda 2030 de Pedro Sánchez. Largo me lo fiais. Tiempo al tiempo como burladero de los gobernantes. Cuando vivimos arrastrados por la vertiginosa aceleración de los acontecimientos, no sé si descifrar por anticipado el Periodismo de aquí a diez años va a ser útil para que las nuevas generaciones de periodistas se vayan haciendo a la idea.

Por intentarlo que no quede. Al menos como respuesta al hecho de que la información veraz se ha convertido en un bien cada vez más escaso en el reino de la inmediatez, las noticias de consumo rápido, las "fake news", el paso atrás de la información como una rama codificada en la enseñanza universitaria, el anonimato en las redes sociales, etc.

Hablo de un libro de reciente aparición: "Periodismo 2030" (Recetas para la era de la comunicación digital). Dos compañeros del oficio, Sergio Martin y Fernando Jauregui, abren un apasionante espacio de reflexión sobre el periodismo venidero tras la irrupción de novísimas herramientas digitales y las variables provocadas por la pandemia (el cierre de quioscos como enésimo achaque de los diarios de papel).

Un mérito añadido por ambos es haber concitado la aportación de numerosas figuras de nuestra profesión que aparecen en el libro (editorial Almuzara) marcando las pautas del debate sobre el periodismo que se hace y, sobre todo, el que se hará, pues el futuro nunca dejará de ser una criatura del pasado. Así que nada puede ser tan fecundo como acceder en la misma entrega al punto de vista de Marta G. Aller y el de Luis María Ansón. O el de Juan Luis Cebrián y el de Kiko Llaneras, por ejemplo.

Los propios autores, Sergio y Fernando, tampoco pertenecen a una misma generación, pero la idea de fletar este espacio discursivo se les ocurrió paseando por el parque del Retiro, que no es propio de gentes digitales y apresuradas del tiempo que corre.

Sergio (Sociología y Comunicación Audiovisual) es la modernidad en la información televisiva, como demostró en su paso por "Los Desayunos de TVE" y "La Noche en 24 H". Su metáfora de partida sobre la irrupción del futuro es la desaparición de la programación de TV de las páginas de "The New York Times". Y Fernando es el privilegio de haber estado presente en los momentos claves de la transición para levantar acta, sin haber perdido comba con la llegada de los periódicos digitales. De hecho, puso en marcha uno de los primeros en 1999.

Me permito aconsejar la lectura del libro. Una inmersión en los textos, firmados por conocidos nombres del periodismo, nos ayudará a radiografiar la naturaleza del "bulo" desestabilizador, que es uno de los productos tóxicos debidos al mal uso de las nuevas tecnologías.

Etiquetas