Opinión

tribuna altoaragonesa

Piscina Almériz: marear la perdiz

Por
  • Juan Mainer Baqué
OPINIÓNACTUALIZADA 18/11/2021 A LAS 00:05
Una imagen del interior de la piscina Almériz de Huesca.
Una imagen del interior de la piscina Almériz de Huesca.
S. E.

HACE años que venimos reclamando al Patronato Municipal de Deportes que arbitre soluciones para evitar que un servicio público tan esencial como el que ofrece a la ciudad la Piscina Almériz quede suspendido durante los dos meses de verano, pretextando labores de mantenimiento que podrían llevarse a cabo, como mucho, en tres o cuatro semanas.

Desde el pasado mes de septiembre hemos mantenido dos reuniones con los responsables técnicos y políticos del Patronato. Básicamente, tiempo perdido. La estrategia que sigue el Patronato y el concejal J. Mª Romance es bien conocida y en castellano viejo se la conoce como “marear la perdiz”. Ante la exposición de un problema de salud pública (que no de mero ocio y recreo) que afecta a muchas personas que precisan de la piscina climatizada por motivos médico-sanitarios, que no pueden suspenderse durante dos meses seguidos, la respuesta es poner sobre la mesa una retahíla de objeciones y “problemas técnicos” financieramente irresolubles destinados a conseguir el efecto que se busca: persuadir a la parte demandante de que el objeto de su demanda está sobredimensionado, pues afecta a un reducido número de personas, y, además, que es de todo punto excesivo y atenderlo generaría una suerte de desequilibrio presupuestario que la ciudad no se puede permitir.

Pese a todo, seguimos teniendo muy claro que este es un tema de interés general y por tanto debe debatirse públicamente en la casa de todas y todos los oscenses: en el Ayuntamiento. Por eso hemos solicitado formalmente a todos los grupos políticos municipales que incluyan en el orden del día del próximo Pleno Municipal el tema de la apertura de la Piscina Almériz en el mes de julio. Por eso seguiremos realizando concentraciones periódicas ante las piscina los miércoles por la tarde. Por eso seguimos recogiendo firmas de apoyo a nuestra reivindicación.

Se ha hablado y se está hablando mucho de usos y de usuarios, ¿cuántas personas podrían acudir a la piscina Almériz el mes de julio si permaneciera abierta como pedimos? Nosotros, la Asociación, jamás hemos barajado ninguna cifra. Nadie puede saber, tampoco el presidente del Patronato, si serán 30, 100 ó 500 los usuarios potenciales del mes de julio. ¿Podría saberse con cierto grado de aproximación? Evidentemente sí, si se hiciera un sondeo, si se tuvieran en cuenta los posibles usos individuales y también los colectivos, pues de hecho existe disponibilidad para realizar cursillos por parte de las empresas y clubes que se viene haciendo cargo de ello. En todo caso nadie puede decir sin faltar a la verdad que el número de usos diarios en Almériz se mueve, como media, entre 800 y 1000 y que en el mes de julio se reducirían drásticamente a 50. Lo primero es falso de toda falsedad y lo segundo es una mera fabulación. En la Memoria del PMD del año 2018 se habla de un total de 182.000 usos durante los 10 meses de apertura de la Piscina Almériz. Una simple división nos habla de una media de 600 usuarias-os día (contando los cursillistas).

Se habla mucho de la demanda de la población y del interés general. Veamos algunas cifras: el Ayuntamiento invirtió en el año 2018, 1.250.000 euros (con “m” de morterada) para llevar a cabo accesos y mejoras en el entorno del campo de fútbol del Alcoraz, propiedad de la SD Huesca. En 2021 el Ayuntamiento ha invertido 350.000 euros en la Escuela Base Aragonesa de Fútbol; más de 500.000 euros en las pistas de padel de la Ciudad Deportiva; 120.000 euros en una pista de Pump Track (la de Aínsa, que además está bien hecha, costó 80.000); y en concepto de subvenciones, el Ayuntamiento ha aumentado en un 30% las concedidas a varios clubes deportivos privados -de 90.000 a 115.000 euros-; y junto a la DPH ha dedicado este año unos 300.000 euros en subvenciones a clubes de elite y deportistas destacados. Y podríamos seguir… Pues bien, la apertura de la piscina Almériz en el mes de julio supondría, en gastos corrientes, la mitad de lo que ha costado la pista de Pump Track.

La apertura de Almériz en el mes de julio es un tema de salud pública y sólo depende de la voluntad política de los munícipes. Y por supuesto, la solución no pasa por establecer convenio con el sector privado para atender una necesidad social. Queremos nadar y rehabilitarnos en nuestra piscina pública: no favorecer a nuestra costa el interés y el lucro privado. No mareen a la perdiz, no vaya a ser que se enfade. 

Etiquetas