Opinión

EDITORIAL

Blanca Navidad

Por
  • Diario del AltoAragón
OPINIÓNACTUALIZADA 06/12/2021 A LAS 00:05
Nieve en Biescas.
Nieve en Biescas.
Rafael Gobantes

La nieve continúa engrosando el magnífico manto blanco que se extiende desde el Pirineo a la Sierra de Guara y regala las estampas invernales más espectaculares que hemos visto en mucho tiempo y que auguran una blanca Navidad, al menos en las pistas de las estaciones de esquí. En este puente festivo apetece casi a partes iguales salir a disfrutar de la nieve y quedarse en casa bajo la manta del sofá, pero hay que vencer la pereza y vivir este tiempo de frío y nieve; lo que tenemos a las puertas de casa y que tantos turistas vienen a vivir, como demuestra la alta ocupación.

Eso sí, con calma y mucha prudencia porque la nevada cae igual en el monte que en el asfalto y, en este, hay que circular con seguridad y llevar los coches preparados con ruedas de invierno o cadenas. El puerto de Monrepós registró ayer largas colas de vehículos, precisamente porque muchos tenían que prepararse para atravesar el alto, donde es obligatorio el uso de las citadas ruedas o de las cadenas. Además, se cortó al tráfico el paso fronterizo del túnel de Bielsa (A-138) así como los accesos a los Llanos del Hospital de Benasque (A-139) y del balneario de Panticosa (A-2606) por el riesgo de aludes por la gran cantidad de nieve acumulada.

En este tiempo, es necesario hacer una llamada a la prudencia para evitar riesgos innecesarios, porque hay múltiples lugares en los que disfrutar sin tentar al peligro por las grandes acumulaciones de nieve. Quedan unos cuantos días de puente por delante y un retorno en el que habrá que ser también especialmente cautos en las carreteras. Es un buen momento para vivir experiencias, saborear la gastronomía altoaragonesa y el turismo ‘slow’, a la velocidad a la que caen los copos de nieve.

Etiquetas