Opinión

FÚTBOL SEGUNDA DIVISIÓN

La opinión de Luis Costa: "Futuro"

El Huesca ha roto su racha negativa y ha ganado al Burgos.
El Huesca ha roto su racha negativa y ha ganado al Burgos.
Pablo Segura

Si hubo algo a destacar del último partido con el Burgos fue la fidelidad de la afición oscense, que rara vez falla, a pesar del descontento generalizado que existe en una de las temporadas más tristes de los últimos años. El lema “quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite” define a la perfección el comportamiento de los apenas 4.000 fieles que se dieron cita el viernes pasado en un Alcoraz cada vez más despoblado. Porque, después de la sonrojante derrota en Alcorcón, respondieron y empujaron desde el minuto 0.

Del partido, poco que decir. Se ganó con un gol en propia puerta. Se sumaron tres puntos más para dejar casi sellada la permanencia ante un Burgos que, junto al Mirandés, son los dos equipos que menos argumentos han mostrado esta temporada en su paso por el feudo azulgrana. Y la portería volvió a quedar a 0, siendo ya 15 jornadas en las que Andrés Fernández lo consigue -temporadón del murciano. No sé qué hubiera sido de nosotros sin él-. Poco más a destacar.

Sí mejoró la actitud. Se vio a un equipo con otra cara distinta a la del anterior partido en Alcorcón (lo cual tampoco era difícil) y fue esa actitud precisamente la que acabó dándonos los tres puntos. Porque, lo que es fútbol, vimos poco. Bueno, el que este equipo nos tiene acostumbrados, aunque suene triste. Porque, para mí, y sé que para muchos aficionados oscenses también, el cómo se gana es tan importante como ganar en sí. Y, este año al menos, ya nos conformamos solamente con lo segundo.

Sigo pensando que esta plantilla, tras los refuerzos de invierno, está capacitada no sólo para ganar a cualquiera, sino para hacerlo siendo además un equipo atractivo de ver y siendo protagonista. Pero la realidad es que Xisco no da con la tecla. Y lo que más me llama la atención es que, en esa búsqueda interminable del técnico por construir un Huesca reconocible y entretenido, capaz de pelear por el playoff, está consiguiendo todo lo contrario, empeorando incluso los números de la primera vuelta. Y, por terminar, no sólo es que no ha mejorado al equipo como colectivo, es que en lo individual tampoco hay ningún jugador que se encuentre ahora mismo en su mejor momento. Por tanto, me atrevería a decir incluso que, el rendimiento de algunos jugadores que con Ambriz sí que lo dieron, están alejados de su mejor nivel.

Y el domingo toca Málaga. Quizá sea el momento de poner en valor a aquellos jugadores que van a seguir aquí la próxima temporada. Es decir, empezar a dar forma al Huesca del futuro, pensando más que nunca en el club y, por qué no, dando la oportunidad a aquellos jóvenes que, desde abajo, han demostrado que pueden, como mínimo, igualar el rendimiento de algunos nombres propios de la primera plantilla. Hablo de Carlos Kevin, Anglada o Manu Rico. Porque, ahora más que nunca, es momento de pensar en el futuro.

Etiquetas