Opinión

EDITORIAL

La tradición y la despoblación

Por
  • Diario del Altoaragón
OPINIÓNACTUALIZADA 15/04/2022 A LAS 00:05
Semana Santa en Sariñena.
Semana Santa en Sariñena.
Marga Bretos

LA SEMANA SANTA pone de manifiesto en algunos pequeños núcleos el peligro de pérdida patrimonial de tradiciones que, al margen del componente religioso, forman parte del acervo cultural de la localidad. Sucede en La Puebla de Fantova , en Ribagorza, donde un grupo de mujeres continúan la tradición de cultivar las llamadas ‘Cabelleras de Cristo’, que se plantan en un día concreto y se crían en unas condiciones ambientales muy concretas para conseguir el resultado deseado para adornar la capilla. Ahora, temen que no haya relevo generacional. En la fotografía que publicamos aparece retratada una joven entre el grupo de mujeres encargadas, por lo que se ve la realidad y también la esperanza. En pueblos con escasa población, existe el riesgo de que tradiciones tan singulares como la del cultivo de las ‘Cabelleras de Cristo’ se quede sin continuidad, sobre todo cuando no se hacen en un día, sino que requiere de una dedicación, por lo que exige estar en el pueblo.

También se aprecia que en muchas localidades con pocos habitantes en los días señalados en los que las celebraciones y tradiciones conectan a los antiguos habitantes con sus orígenes, hay más gente que cualquier otro día. Pero las ‘Cabelleras’ exigen estar allí.

El éxodo rural, como consecuencia de la industralización de España, no solo dejó atrás modelos de producción obsoletos, sino que favoreció la pérdida de mucha cultura rural y provocó una ruptura en la transmisión generacional de conocimientos ancestrales. En muchas localidades de la provincia, como La Puebla de Fantova, atesoran un valioso patrimonio que no se puede perder. Facilitar la vida en los pueblos es una forma muy económica de mantener el patrimonio cultural y medioambiental de todos.

Etiquetas