Opinión

editorial

Sin reblar

Por
  • Diario del AltoAragón
OPINIÓNACTUALIZADA 16/05/2022 A LAS 00:05
Esquiadores este martes en la estación de Aramón Panticosa.
Esquiadores en la estación de Aramón Panticosa.
S.E.

El pirineo altoaragonés quiere los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 y así, sin fisuras, es como se lo han transmitido al consejero responsable de la consejería de Deportes, Felipe Faci, con quien se reunieron este domingo alcaldes y empresarios de las tres comarcas con estaciones de esquí: Jacetania, Alto Gállego y Ribagorza. No hay que rendirse, hay que continuar sin reblar y mantener las negociaciones.

El consejero recalcó  que la candidatura tiene que estar en “equilibrio”, lo que supone que sea pareja en el número de esquiadores, sedes, estaciones y en la “calidad” de las pruebas. Ahora, está a la espera de que envíen desde el COE una última propuesta.

El objetivo desde el inicio es que se incluya a todos los valles en una propuesta del calibre de una candidatura olímpica, que conlleva no solo la repercusión económica del tiempo de su celebración sino inversiones en la zona para su puesta a punto. De ahí que sea tan importante que estos territorios tengan su parcela. Pero también por la visibilidad mundial que dan unos juegos de este tipo, que se convierten en una magnífica promoción del territorio como destino de nieve para la afición a nivel mundial.

Por su parte, el presidente de Aragón, Javier Lambán, insistió en conseguir esa candidatura en igualdad y equilibrio “real” entre Aragón y Cataluña. Aunque hace unos días se escucharon declaraciones de presentar candidaturas en solitario, hay que olvidarse de esos planteamientos que no conducen a nada para intentar acordar un reparto justo que contribuya al fin último que es promocionar el Pirineo como un territorio único, porque es la única fórmula buena para todos. En la negociación, ninguna de las partes puede perder la perspectiva. 

Etiquetas