Opinión

TRIBUNA ALTOARAGONESA 

Retazos de (magnífica) historia con memoria

Por
  • Juan Mainer Baqué (Historiador)
OPINIÓNACTUALIZADA 23/05/2022 A LAS 00:05
Joaquín Sánchez Vallés.
Joaquín Sánchez Vallés.
S.E.

Acaba de aparecer el último poemario de Joaquín Sánchez Vallés (Huesca, 1953), titulado ‘Historia del mundo antiguo’. Lo ha publicado Pregunta, con sobria y cálida factura, como suele; la misma casa editora que en 2018 dio luz al impagable ensayo de José María Azpíroz sobre la represión en Barbastro y el Somontano entre 1936 y 1945. Libros que preguntan, reza el acertado eslogan publicitario de la joven editorial zaragozana; libros que interpelan y desasosiegan a quien los lee  y que destilan verdad de sus páginas.

El poemario de Sánchez Vallés (JSV) no sólo es una pequeña joya literaria, es una lección magistral de historia con memoria. Este intenso y estremecedor poemario describe con hondura y verdad hechos, vivencias y percepciones de un pasado traumático que, pese a lo que suele afirmarse, forma parte del presente y de nuestro paisaje emocional. Y es que hay pasados que duelen tanto, que ni pueden ni deben pasar; y su conocimiento y rememoración colectiva constituyen un deber ético y político ineludible. En una ciudad como Huesca, cuya memoria histórica (democrática y por tanto laica y antifascista) sigue siendo torpe y cínicamente postergada y blanqueada hasta la náusea por sus actuales autoridades públicas, estos poemas del mundo antiguo deberían ser declarados lectura obligada en todos los centros educativos, públicos y privados, acaso junto al Crimen de los padres de Michel del Castillo.

Fernando Pessoa lo dejó escrito con sutileza y sencillez: “pensar es incómodo como andar bajo la lluvia”. JSV nos invita con su última obra a pensar una exigente genealogía crítica de nosotros mismos y eso, en los rudos tiempos que vivimos, con Vox gobernando (y emponzoñando) no pocas instituciones de nuestra democracia, es un regalo y, a la par, un desafío inestimable. Haríamos muy mal en desaprovechar esta pintiparada ocasión que se nos ofrece para entender mejor la enjundia de nuestro presente; no es frecuente, además, que descendientes directos de los victimarios afronten someterse a un diluvio de tamaña magnitud. Por eso, también, estas líneas contienen un agradecimiento y reconocimiento muy sincero hacía el autor de ‘Historia del mundo antiguo’.

Coda. Seguramente es mera coincidencia que este libro vea la luz cuarenta años después de que ¡¡en 1982!! tuviera lugar en el Aula Magna de la entonces Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de EGB, auspiciado por su directora y presidido por el que fuera, a la sazón, rector Magnífico de la Universidad de Zaragoza, el (inmerecido) homenaje público a uno de los personajes más siniestros del falangismo oscense (Nueva España, 20-XII-1982, p., 7). 

Etiquetas