Opinión

Opinión

La falta de viviendas

Por
  • José Sanmartín Sopena
OPINIÓNACTUALIZADA 24/05/2022 A LAS 00:05
Ambiente en la avenida de los Tilos de Benasque el sábado pasado.
Ambiente en la avenida de los Tilos de Benasque.
E.F.

EN BENASQUE faltan viviendas de alquiler para quienes las quieren para todo el año. Parece que los propietarios de viviendas prefieren alquilarlas de temporada (por ser más rentable). No obstante, hay varios factores que han influido en que las cosas sean así. Hemos de recordar que tener una vivienda en propiedad supone unos gastos fijos importantes. La crisis llamada de la burbuja inmobiliaria y la pandemia después han supuesto que el valor de las viviendas y locales cayese no menos del 50 %. Obviamente se debían haber rebajado los valores catastrales en la misma proporción y por lo tanto el IBI aplicable. Hicieron lo contrario, aumentar el valor catastral y subir el IBI. Además está el seguro de cada vivienda, el seguro del gas, los gastos de comunidad, etc. Esos gastos fijos suponen (para el propietario) ya casi como pagar un alquiler. Cuando se alquila un piso, el alquiler mensual a pagar ha de ser elevado, necesariamente.

Ha habido inquilinos que han devueltos los pisos al propietario, después de dejar de pagar varios meses de alquiler, completamente destrozados. Han tenido que repararlos pagando cantidades que oscilan entre los 15000 y los 20000 euros. Todos estos gastos (por un mal uso de las viviendas) los abona el propietario, pero repercutirán en el nuevo precio del alquiler. Los inquilinos serán los que acabarán pagando el pato (alquileres más caros, dificultades para conseguir vivienda alquilada).

En Benasque, las viviendas nuevas tienen precios de unos 250.000 o más euros. Para que sean rentables en alquiler, teniendo en cuenta los elevados gastos fijos que conllevan, se debería cobrar un alquiler de no menos de 1800 euros al mes. Eso nadie lo quiere pagar (o no pueden pagarlo). Los pisos nuevos que se compran no son para alquilar (y menos para todo el año).

Si que hay algunos pisos alquilados por precios bajos: 350 euros/mes en viviendas sociales, 400/450 euros en otras viviendas de precio libre. Las viviendas, de segunda mano, más asequibles en Benasque son de precios entre 100.000 y 120.000 euros. Su alquiler mensual debería ser unos 600/700 euros y nadie quiere pagarlos. No es rentable comprar pisos, de segunda mano, para alquilar.

Por lo tanto, no se pueden pedir peras al olmo. No hay viviendas baratas para alquilar. Las pocas que quedan, sus dueños, no quieren alquilarlas para todo el año.

Es lógico que haya personas enfadadas, por no encontrar vivienda barata en Benasque, para todo el año. Es normal que esas personas se agrupen en plataformas, asociaciones, etc., para protestar y que incluso se inventen eslóganes como “ni casas sin gente, ni gente sin casa”. Esta muy claro que al Estado (y Administraciones Públicas) hay que pedirles mucho, para lograr muy poco. Si no pides nada te darán. Quienes escriben algo han de ser también críticos, para que la Administración lo lea y resuelva los problemas de los ciudadanos.

Hay que tener muy claro que una cosa es pedir y otra, muy distinta, es recibir lo que se pide.

Si se quieren viviendas baratas hay que pedirlas al Estado y no pretender quitárselas a sus dueños, como algunos proponen. Si son dueños de una vivienda, para usarla cuando les de la gana, seguramente habrán trabajado muchos años para conseguirla y si no quieren ni alquilarla ni venderla hay que entenderlos y respetarlos. No se puede pretender (ni imaginar) que le van a dar a uno una vivienda por la cara, sin pagarla y sin haber trabajado antes muchos años para poderla conseguir (aunque sea con hipoteca y a largo plazo).

Resulta un lujo encontrar vivienda barata para todo el año en Benasque, pero se pueden encontrar en pueblos cercanos, incluso casas con tierras (si se buscan).

La consecuencia inmediata de que no haya viviendas baratas es que la gente joven (cada vez en mayor cantidad) viven en coches, furgonetas y caravanas. Las aparcan en cualquier sitio, esté o no autorizado para pernoctar. Dejan rastros de sus estancias y nada agradables. Algunos tienen perros encerrados allí todo el día ladrando (sin pensar que molestan a los vecinos y que incumplen las condiciones del bienestar animal).

En Benasque hay mucha permisividad y estos hechos no se reprimen. Los sitios autorizados para aparcar deberían estar dotados de servicios (fijos o químicos), para evitar problemas a vecinos.

Hace unos meses, un empresario de Benasque muy conocido me comentaba que la mitad de sus obreros dormían en coches y furgonetas. Yo le dije que probase a subirles el sueldo al doble, para que alquilasen pisos. Me respondió que sería una decisión equivocada, que los viernes, al cobrar, se dedicarían a fundirlo todo el fin de semana (como es su costumbre).

Son formas muy distintas de ver la vida. A nosotros nos decían los padres: “Hay que ahorrar, por si acaso”. Ahora muchos piensan que: “Hay que gastar, por si acaso”.

Hace unos días en TV, una famosa alcaldesa dijo que en España no se habían hecho viviendas baratas. Naturalmente estaba desinformada, como casi siempre que habla. En tiempos de Franco se hicieron en España cientos de miles de viviendas para trabajadores. Solamente en Zaragoza hay que recodar los bloques o grupos: Alférez Rojas, Girón, Severino Aznar, Balsas de Ebro Viejo, etc. con decenas de miles de esas viviendas.

¿Por qué no hace ahora el Estado ese tipo de viviendas? Las obligaciones del Estado de procurar vivienda y trabajo, no se puede trasladar a los propietarios de viviendas. La propiedad privada se debe respetar siempre o la sociedad (en su conjunto) será cada día más decadente.

Creo recordar que se acordó, hace poco, acoger en Benasque entre 300 y 500 refugiados procedentes de Ucrania. Si ya ahora faltan viviendas, ¿qué ocurrirá cuando lleguen?. Si aquel acuerdo es firme, ¿cómo no se están haciendo ya en Benasque viviendas baratas, destinadas al alquiler o venta?

Recordemos que, cuando la OCISA hizo las obras en este valle, de varios túneles, pantanos y centrales hidroeléctricas, construyó barracones para sus obreros, en ocasiones incluso con economatos. ¿Habrá que volver a aquellos métodos? ¿Han de hacerse cargo las empresas de que sus trabajadores tengan vivienda? ¿Quién compraría viviendas en Benasque (ni en ningún sitio) si existe la más mínima posibilidad de que se las quiten? ¿Qué constructor construiría viviendas que nadie le habría de comprar? Si la construcción se paralizase, sobrarían muchos cientos de trabajadores en este valle de Benasque.

No hemos tenido en Benasque muchos casos de ocupas. Si que ha habido y hay morosos y no faltan los que se creen más listos, que se inventan trucos, de lo más cómico que se pueda uno imaginar, para seguir allí (en el piso que no cuidan y no pagan) por más tiempo.

Yo siempre me he preguntado las razones que tendrán los ocupas para no entrar nunca en las viviendas de: abogados, empresarios, políticos, jueces, jefes del ejército, etc, etc.

El problema de los ocupas hay que regularlo a la mayor brevedad y establecer normas muy rígidas aplicables de inmediato, a quienes invadan la propiedad ajena. La Administración es la que debe dar una solución eficaz e inmediata a la ocupación. Que no sea necesario que el propietario se vea en la obligación de encararse con los ocupas, intentando echarlos a la fuerza, acción que podría, con facilidad, llevar a situaciones muy violentas. l

Etiquetas