Opinión

TRIBUNA ALTOARAGONESA 

Huesca, ciudad saludable y respetuosa con el medio ambiente

Por
  • Guillermo Boix, Concejal del Ayuntamiento de Huesca por el grupo municipal de Con Huesca Podemos Equo.
OPINIÓNACTUALIZADA 04/06/2022 A LAS 00:05
Estanque central del Parque Miguel Servet de Huesca
Estanque central del Parque Miguel Servet de Huesca
D.A.

Los parques de Huesca son parte de todas las personas que vivimos aquí. Esas zonas verdes y ajardinadas han sido testigos de los primeros pasos de tantas infancias, de manos que se entrecruzan por primera vez, y han actuado de oasis de paz cuando hemos necesitado huir de la rutina acelerada del día a día. No podemos evitarlo, los parques de Huesca corren por nuestra sangre. ¿Quién no recuerda aquellos pavos reales a la entrada del parque Miguel Servet?

Podemos decir con orgullo que Huesca es la ciudad con más superficie de zona verde por habitante de todo el territorio nacional y que tiene parques, jardines y proyectos que son pioneros en la gestión, pero tenemos que seguir avanzando hacia una ciudad mucho más sostenible e integradora.

Por nuestra ciudad pasa un río, el Isuela, pero parece más una acequia. Desde Ecologistas en Acción se elaboró un proyecto de renaturalización que en otras ciudades ya se ha puesto en práctica con unos maravillosos resultados. El Manzanares, en Madrid, es uno de los grandes ejemplos de cómo se puede poner en valor un ecosistema fluvial y darle la importancia que se merece. El río Isuela necesita ser eso, un río vivo, que albergue un ecosistema diverso tanto en su tramo urbano como en el transcurso desde la ciudad de Huesca hasta la Ermita de Salas. De esta forma, la ciudadanía oscense tendría otro espacio que disfrutar y desarrollar una relación diferente con los ríos. El consistorio debe ponerse a trabajar en este tema y escuchar a las personas que están liderando acciones valientes en torno a la renaturalización, las obras del Puente San Miguel lo han dejado en muy mal estado y esto ha tenido repercusión para muchas personas y animales, que hemos tenido que soportar malos olores e intoxicaciones.

Y hablando de animales, en Huesca, se ha conseguido que nuestros acompañantes caninos puedan seguir entrando a los parques, y esto es gracias a la movilización ciudadana. A propuesta de VOX y con el beneplácito de las derechas oscenses salió una propuesta de resolución para evitar que los perros entraran a los parques. Gracias a una serie de alegaciones que se hicieron desde Podemos y colectivos como Huesca Perros Sí, se consiguió parar y nuestras mascotas pueden seguir paseando por los viales de las zonas verdes de la ciudad, facilitando así la convivencia con las personas.

También me gustaría hacer hincapié, y en esto llevamos mucho retraso en el Ayuntamiento de Huesca, en que todavía no está en funcionamiento la instalación de placas solares que tenemos en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner. Es necesario que el consistorio se implique de manera contundente en la instalación de este tipo de energía. Estamos a la espera de la llegada de fondos europeos pero muchas personas pensamos que este trabajo tendría que haberse iniciado muchísimo antes. Ahora mismo tenemos una herramienta que permite que las administraciones públicas se involucren, de la mano de la ciudadanía, para reducir la factura de la luz a través de las comunidades energéticas, que permiten que los vecinos cercanos a la zona donde se implanten también puedan beneficiarse de este tipo de energía. Y los pabellones deportivos son un espacio privilegiado para la instalación de estas comunidades, abarcando así toda la ciudad de Huesca.

En breves también tendremos todos los barrios de la ciudad de Huesca con contenedores de materia orgánica. Esto supone un esfuerzo para las personas que eligen separar este recurso con el que luego se genera compost, pero también tenemos la responsabilidad como institución de implantar beneficios fiscales para los hogares responsables, tenemos que cambiar el paradigma para llegar a “quien no contamina, no paga”.

Ante una situación de emergencia climática como la que estamos viviendo hay que tomar decisiones valientes y consecuentes. No les podemos dejar a las generaciones venideras un planeta peor del que se han encontrado, por eso el Ayuntamiento de Huesca debe ponerse a trabajar en firme y coger por bandera este lema ecologista que es “actual en local, piensa en global”.  

Etiquetas