Opinión

Opinión

Adiós a los Juegos para 2030

Por
  • Jesús Guerrero
OPINIÓNACTUALIZADA 03/07/2022 A LAS 00:05
Alejandro Blanco, presidente del COE.
Alejandro Blanco, presidente del COE.
E. PRESS

La candidatura olímpica Pirineus-Barcelona 2030 se esfumó. Ya dijimos en aquel momento, principio del principio conocido, que no aceptábamos tal denominación impositiva sin Aragón por ningún sitio. Algo no cuadraba. Si se suponía conjunta, importantísimo era comenzar por su denominación también conjunta. Cuando algo nace torcido…

Ese fue el primer intento de “bofetón”, pero con el tiempo vendría mucho más y poco favorable para Aragón hasta conocer un informe de la Guardia Civil que descubría contactos secretos, supuestamente, entre el presidente del COE y los secesionistas.

Una candidatura olímpica para 2030, que de llegar a buen fin hubiera supuesto un gran impacto de proyección de Aragón hacia el exterior. Teníamos claro que el proyecto debía gestarse y trabajarse en igualdad de condiciones, como catalizador de una estrategia común conjunta para proyectar Aragón, Cataluña y España. Nosotros, los del PAR, defendemos el interés de Aragón, somos constitucionalistas y poseemos un gran sentido de Estado. No podíamos ir de comparsa, y para vender territorio e igualdad entre las partes, había que empezar por una designación que incluyera nuestro nombre, lo demás ni era equitativo, ni era creíble, ni era asumible.

Nuestra participación igualitaria engrandecía el proyecto compartiendo el Pirineo aragonés con sus tres magníficos valles. Los Juegos para 2030 suponían una oportunidad que lamentablemente se ha perdido y, ha sido desconcertante. Los Juegos de Estado, como los definió el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, durante un viaje a Zaragoza en septiembre pasado se han esfumado y hemos sufrido por el camino. No sabíamos lo que estaba por llegar. Pedimos al Gobierno de Sánchez que reafirmara su compromiso de garantizar el proyecto de los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 en igualdad de condiciones, y poco después el COE empezaba a dejarnos perplejos. Formigal y Benasque quedaban fuera de las pruebas en la propuesta. ¿Cómo era esto posible? Las dos son estaciones extraordinarias, de alto nivel, conocidas fuera de nuestro país y con intenso turismo de invierno. Ya dijimos en su momento que sin ellas no se entendía un proyecto conjunto. El PAR no lo aceptaría. Era impensable. Nuestra dignidad vale mucho. Los aragoneses somos nobles y serios, pero no sumisos a una propuesta olímpica que nos perjudicara.

Y ahora nos enteramos de una supuesta negociación secreta en noviembre de 2019 entre Alejandro Blanco, Artur Mas, que ya no ocupaba ningún cargo institucional y acababa de ser condenado por el referéndun de 2014, y un alto cargo de los gobiernos de Quim Torra y Père Aragonés imputado en varios casos de corrupción. Esto es gravísimo. Ha existido una falta de respeto inaceptable hacia Aragón y una ausencia de voluntad política por parte de la Generalitat desde el minuto uno.

Decepción es lo que sentimos los aragoneses, y pena por cómo se han sucedido los hechos; por las maneras y por las más que cuestionables “artes” utilizadas. Nos hemos sentido ninguneados y menospreciados. Al final todo se ha precipitado al abismo, a la nada. No ha podido ser. Adiós al sueño olímpico de 2030, a los desvelos, al trabajo, a la ilusión. Puro teatro llevado a la realidad y fundido con ella. Peligrosa fusión que afecta a la ética política que debiera prevalecer para el buen funcionamiento de unas sanas relaciones geopolíticas y sociopolíticas. Para la convivencia. Entiendo que es necesario y sano, por ética, por estética y por el interés de Aragón, establecer una clara diferencia de niveles en las relaciones entre ambos territorios. Las económicas y las sociales con Cataluña deben seguir normalizadas, al margen de las turbulencias políticas y de los desencuentros, por el bien de Aragón. Mientras tanto, mi partido sigue y suma trabajando e impulsando la unión de estaciones desde la consejería que lidera Arturo Aliaga. 9,3 millones para conectar Astún y Candanchú y, hasta un total 84 millones entre 2021 y 2023. El coste de los proyectos de Benasque y Montanuy se estima en 12,9 y 9 millones de fondos de recuperación de la Unión Europea.

Conectar los valles es nuestro objetivo. Ahí está y estará el PAR para que siga en marcha el pujante motor de la nieve. Para garantizar el futuro de las comarcas del Pirineo y la competitividad internacional de nuestras estaciones. 

Jesús Guerrero es el portavoz del Partido Aragonés (PAR) en las Cortes de Aragón.

Etiquetas