Opinión

Opinión

El gasto energético

Por
  • Diario del Altoaragón
OPINIÓNACTUALIZADA 25/07/2022 A LAS 00:05
En la foto, contadores de luz. La subida de la energía es otro golpe más tras la crisis de la covid.
La subida de la energía es otro golpe más tras la crisis de la covid.
EUROPA PRESS

LAS FACTURAS de luz, gas y combustible de las administraciones públicas se han disparado y, en algunos casos, llegan incluso a triplicarse. La medidas de ahorro energético implantadas por algunas instituciones meses atrás, como el Ayuntamiento de Huesca, han tenido su efecto pero no han sido suficientes para compensar la escalada de precios.

El pleno ya ha aprobado una ampliación de crédito de unos 700.000 euros, con la que esperan cubrir los gastos hasta diciembre. Rebajar el uso de la calefacción, reducir el horario de iluminación de las calles o suprimir la iluminación exterior de los edificios municipales son algunas de esas medidas, que se han quedado cortas ante el aumento del coste de la energía. Queda pendiente si se consigue financiación para colocar placas solares en edificios municipales, una medida que va a dejar de verse como un avance para convertirse en una necesidad.

Los ayuntamientos y entidades locales se están encontrando con la obligación de tener que afrontar gastos con los que no se contaba, pero con las mismas limitaciones presupuestarias para hacerles frente. Con motivo de la celebración esta pasada semana de los 20 años de la Comarca de la Ribagorza, se exigía una financiación adecuada para unas entidades prestadoras de los servicios más próximos a los ciudadanos, como también hacen los ayuntamientos. De hecho, para algunos de los más pequeños tener que hacer frente a facturas que tripliquen lo habitual puede suponer la merma de servicios básicos cuando las cuentas son tan ajustadas.

Esta es otra de las razones por las que es precisa una revisión de las financiaciones de las administraciones autonómica, comarcal y local.

Etiquetas