Opinión

Opinión

Nuevo colegio rural

Por
  • Diario del AltoAragón
OPINIÓNACTUALIZADA 06/09/2022 A LAS 00:10
Espacio de la ludoteca, que servirá para impartir clases a escolares ucranianos en Alcalá de Gurrea.
Espacio de la ludoteca, que servirá para impartir clases a escolares ucranianos en Alcalá de Gurrea.
S. E.

ALCALÁ DE GURREA vuelve a reabrir la escuela casi 30 años después de su cierre por la llegada de refugiados ucranianos al centro que se habilitó entre Cruz Roja, el Ayuntamiento y la empresa oscense Levitec. Este acuerdo hizo posible el acondicionamiento del edificio de la residencia de ancianos, que todavía no se había puesto en marcha, para recibir a las familias. Ahora, Educación ha autorizado la apertura de un nuevo centro, adscrito al CRA de la zona, para atender a una decena de escolares procedentes de Ucrania.

En estos años, los niños y niñas de la localidad asistían al colegio de Almudévar, al que podrán seguir desplazándose u optar por este centro. La reapertura de un centro escolar es una de las noticias que generan más alegría y esperanza en cualquier pueblo, porque eso significa vida en sus calles y futuro. La llegada de una familia es vital en algunas localidades para el mantenimiento de la escuela, aunque en Aragón baste con 3 alumnos e incluso, de forma excepcional, con menos.

En este caso, la situación es muy diferente porque son familias de acogida cuya permanencia dependerá de muchos factores pero, en cualquier caso, parece que se prolongará en el tiempo. Estos escolares van a vivir la experiencia de una escuela rural con pocos alumnos, lo que permitirá ajustarse mejor a sus necesidades, con la dificultad añadida que supone el aprendizaje del idioma y la adaptación a una nueva vida. Sin duda, contribuirá a generar un vínculo imborrable. Los tiempos de recreo devolverán a las mañanas de Alcalá de Gurrea las risas y los juegos a los que no estaban ya acostumbrados. Vida, en definitiva.

Etiquetas