Opinión

Opinión

La restitución de Jánovas

Por
  • Diario del Altoaragón
OPINIÓNACTUALIZADA 23/10/2022 A LAS 00:05
Difícil justificación en el retraso del Plan de Desarrollo Sostenible de Jánovas
Difícil justificación en el retraso del Plan de Desarrollo Sostenible de Jánovas
Elena Puértolas

PRIMERO fue la resistencia para no abandonar Jánovas, después asimilar lo inevitable en ese momento, pero llegó el descarte de la construcción del pantano de Jánovas en el 2001 y la ilusión por recuperar sus casas y terrenos. Los antiguos vecinos, aunque en muchos casos ya sus descendientes, volvieron a resistir y a insistir en la reversión. Consiguieron de nuevo sus propiedades, aunque ya no eran lo que fueron con las casas derruidas, y las están poniendo de nuevo en pie. Con recursos de las administraciones más próximas, Gobierno de Aragón y Diputación Provincial, han conseguido que llegue la luz y el agua, pero jamás han logrado el famoso Plan de Recuperación de Jánovas, del que se habló mucho inicialmente, para el que se hicieron diversos planteamientos... pero todo quedó en papel mojado.

Ahora, el vado de tierra sobre el río Ara que les permite un acceso directo desde la N-260 se encuentra cubierto por el caudal, que ha aumentado en los últimos días, y desde hace tres los vecinos no pueden acceder a sus casas. La única vía posible es la antigua pista forestal por Ligüerre de Ara, Albella y San Felices hasta Jánovas, pero también se encuentra impracticable incluso con un todoterreno.

Después de lo que sucedió, el Gobierno central está en deuda en esta zona y tiene que reparar los daños causados. Ya no sueñan con grandes inversiones como se habló en esos primeros años tras el descarte, pero no es mucho pedir tener un acceso digno incluso en las épocas de lluvia. El desbloqueo del tramo entre Fiscal y Balupor (N-260) se tiene que aprovechar. Un puente sobre el río Ara no sería solo una mejora sino una cuestión de dignidad. 

Etiquetas