Opinión
Por
  • Diario del AltoAragón

Usos del aeropuerto

El aeropuerto de Huesca requirió de una inversión de 60 millones de euros: 45 para las instalaciones y otros 15 para la carretera.
El aeropuerto de Huesca requirió de una inversión de 60 millones de euros: 45 para las instalaciones y otros 15 para la carretera.
Pablo Seguro

EL AEROPUERTO Huesca-Pirineos sigue a la cola en pasajeros de toda de red de Aena, ya que carece de vuelos regulares. Realmente, apenas hay actividad, aunque sigue abierto, y solo el helicóptero de la Guardia Civil ocupa el espacio aéreo, salvo algún chárter de cuando en cuando. Ya se estrenó con un plan director tan irreal, ya que planteaba el paso de miles de visitantes, que no se cumplió desde el primer día. Hubo una idea con los vuelos para traer esquiadores a las estaciones de esquí, que no acabo de cuajar y, tras cuatro temporadas, Pyrenair dejó de operar.

La formación de pilotos se convirtió en la apuesta y, durante unos años, en la única solución para que hubiera algo de actividad. Primero llegó Top-Fly, que formaba principalmente a alumnos chinos, y después Airways Aviation, que cerró en 2020. Entonces, con todas las prácticas, las cifras de operaciones se disparaban. También llegó a instalarse la escuela de drones Escuadrones y un almacén de la compañía Zorex Aviation, dedicada al mantenimiento de aeronaves.

Ahora, las Cortes de Aragón han aprobado una propuesta para destinar estas instalaciones a la formación de técnicos de aeronaves y proponen impulsar un acuerdo con Anea. El planteamiento es promover la formación profesional de técnicos de mantenimiento de aeronaves y la creación de enseñanzas propias junto a la Universidad de Zaragoza y a la de San Jorge, que también podrían impulsar títulos de máster o propios del ámbito de la aeronáutica. Todas las formaciones coinciden en la necesidad de darle una actividad y en que se oriente a la formación. Es necesario aprovechar la existencia de unas instalaciones costosas y con mucho potencial.