Opinión
Por
  • Diario del Altoaragón

La escuela rural

Escuela de Caneto
Escuela de Caneto
DGA

EDUCACIÓN del Gobierno de Aragón y las familias de Caneto, núcleo del municipio de La Fueva, han alcanzado un acuerdo para solicitar la suspensión del procedimiento judicial y buscar una solución para el colegio, que podría ser la construcción de uno nuevo. Con 21 niños que asisten este curso y los 23 que serán el que viene, es obligatorio alcanzar un consenso en el que ambas partes están conformes para prestar un servicio a las familias.

Tras decretarse el cierre en noviembre al detectar deficiencia de seguridad, las familias se negaron a aceptar la alternativa: llevarlos a la escuela de Tierrantona, un largo trayecto y lleno de curvas; y optaron por ocuparse ellas mismas de su educación. El Justicia sugirió la reapertura en diciembre y finalmente el TSJA aceptó reabrir el centro a petición de las familias de forma cautelar, con la exigencia de que informaran de los avances que se produjeran para resolver las deficiencias. Ahora, ambas partes acuerdan pedir la suspensión del procedimiento judicial para buscar una solución extraprocesal.

La escuela rural es de vital importancia para el mantenimiento de muchos núcleos. Experiencias, como las de Senegüé, Aineto o Caldearenas, recientemente reconocidas, demuestran que pueden realizarse proyectos educativos innovadores y de éxito en el medio rural, donde comparten aula niños de diferentes edades y donde en muchas ocasiones el entorno natural se convierte en un aula más en el que experimentar. Ahora, ambas partes deben sentarse a hablar de forma pausada para hallar la mejor manera de que los escolares reciban una educación de calidad.