Opinión
Por
  • Carlos García Martínez

¡Pero si casi todo va mejor!

Las reclamaciones podían presentarse en el Banco de España.
Sede del Banco de España.
E.Press

DECÍA Elías Canetti en ‘Masa y poder’ que “donde se origina la descarga de las personas sin rostro, su núcleo no es tan espontánea como parece”. Si la psicopatía es un trastorno antisocial de la personalidad ¿qué proporción de psicópatas, antisistemas y derrotistas participan en las manifestaciones contra el Gobierno? ¿Descargan algunos sus desequilibrios psíquicos en algaradas por motivos diferentes o a veces contradictorios? ¿Quiénes manejan los hilos? Siempre hay quien utiliza la “bella indignación” para hacer caja. Muchos de los que se siguen citando frente a la sede del PSOE en Madrid son los mismos que salían a protestar durante la pandemia pidiendo que les dejaran salir o que les dejaran ir a misa. Son los mismos del “a por ellos” y los mismos que gozan de las leyes sociales aprobadas por el Gobierno. “El único horizonte parece ser la batalla”, porque apoyarse en tales colectivos por la frustración, por la incapacidad para formar gobierno de la triple oposición derechista, incluso decir que este Gobierno lleva al país a la ruina, es iniciar una peligrosa deriva hacia la deslegitimación del resultado electoral, un veneno cuyas consecuencias hemos visto en el pasado siglo.

La realidad económica la describe el último informe del Banco de España, similar al del Fondo Monetario Internacional, que dice que España vuelve a mejorar la previsión de crecimiento para este año, un 2,3 %, más que triplicando el 0,7 % de la media europea. De hecho, España crecerá más que el conjunto de la zona euro durante el horizonte 2024-2026. Otros organismos internacionales superan este ritmo y demuestran la inercia de la actividad en nuestro país, que no ha parado de sorprender al alza desde 2021.

A nivel social explica tal crecimiento el repunte del consumo de las familias, favorecido por la menor precariedad del mercado laboral gracias a las subidas del Salario Mínimo Interprofesional y a la caída en picado de la temporalidad por la reforma laboral de 2021, además del incremento de las rentas reales por la evolución prevista de la creación de empleo, de los salarios, de la inflación, de la mejora de la confianza de las familias y de la reactivación de la inversión de las empresas, que aumentará estos años, favorecida por el Plan de Recuperación y cierta mejoría en las condiciones de financiación. Se espera que, en los próximos trimestres, ayudada por la bajada de los tipos de interés del BCE, la inflación de los alimentos en 2025 se situará en el objetivo el Banco Central Europeo del 2 %. Con estas previsiones, la tasa de paro continuará reduciéndose los próximos años y la población activa seguirá viéndose impulsada por unos flujos de inmigración relativamente elevados.

El efecto negativo en la economía del endurecimiento de la política monetaria por la asfixia de las hipotecas y las dificultades para acceder a financiación ahora es menor. En los últimos meses se ha reducido la contracción del crédito a los hogares para adquisición de vivienda, se ha mantenido la dinámica expansiva del crédito al consumo y ha habido ligeros incrementos en la financiación a empresas.

En realidad, la economía española parece inmune a los riegos globales y monetarios y los indicadores actuales señalan el mantenimiento de un ritmo moderado de crecimiento. También el mercado laboral sigue generando nuevos puestos de trabajo, los suficientes para mantener la renta media de los hogares. La situación contrasta con el contexto recesivo que prevalece en el centro de Europa, especialmente en Alemania.

Sé que no son frecuentes los artículos que tratan de describir desde esta perspectiva la realidad de la nuestra sociedad y que demasiados españoles, sobre todo los varones entre 20 y 34 años, no leen los periódicos, excepto, quizá, los deportivos. Si ustedes saben quiénes rechazaron y rechazan la asignatura “Educación para la ciudadanía” comprenderán a quiénes beneficia y los porqués y los cómos de lo que pasa. Lean todo, también libros, por favor, por España.