Sociedad

LA ENTREVISTA

Alberto Gracia Trell: "El libro es un medio para saber cómo era el aragonés más puro"

Realizó el estudio introductorio y coordinó la edición de "El habla viva del valle de Aragüés", en la Jacetania

Alberto Gracia Trell: "El libro es un medio para saber cómo era el aragonés más puro"
Alberto Gracia Trell: "El libro es un medio para saber cómo era el aragonés más puro"
R.G.

JACA.- El filólogo andaluz Pascual González Guzmán (1928-1985) visitó Aísa, Aragüés del Puerto, Esposa, Jasa y Sinués para su tesis doctoral. "El habla viva del valle de Aragüés" se publicó en 1953 e incluye un estudio de la lengua aragonesa empleada en la zona, el repaso de la toponimia y una serie de mapas e ilustraciones.

Tras el análisis de estudiosos extranjeros (el francés Saroïhandy, el alemán Kuhn y el inglés Elcock) y otros nacionales como Benito Coll, de Binéfar, y Joaquín Gil Berges, de Jasa, el Palacio de Congresos de Jaca presentó este miércoles la reedición de Alberto Gracia Trell, que "supone recuperar una obra imprescindible para el conocimiento del aragonés, ya que aporta una visión general del estado de la lengua a mediados del siglo XX en el valle de Aragüés". Su obra recoge la tesis, a la que "es difícil de acceder", y ahonda en la figura del filólogo andaluz.

González Guzmán "fue un pionero en el trabajo de campo de la dialectología aragonesa", según el autor de la edición y el estudio de "El habla viva del valle de Aragüés", que, en sus orígenes, se convirtió en la tercera monografía, tras "El habla del campo de Jaca" (1948) de Manuel Alvar y "El habla del valle de Bielsa" (1950) de Antoni Badía.

En el primer tercio del siglo XX, "el interés de filólogos extranjeros fue constante", según Alberto Gracia Trell. "Percibían que el aragonés estaba a las puertas de la extinción y si no se estudiaba, no habría nada que estudiar". El tiempo les dio la razón, pues "el uso del aragonés en Aragüés del Puerto es bastante escaso", "por la despoblación que hubo en los 60 años que pasaron desde la publicación. En los años 50, González Guzmán "ya hacía una distinción entre el habla de Aragüés y Jasa, que se mantenía más pura que la de Aísa, Esposa y Sinués, a los que les afectó la proximidad a Jaca y el servicio militar".

Según Alberto Gracia Trell, la reedición de la obra es "un buen medio para saber cómo era el aragonés más puro, antes del desconocimiento y la despoblación". Su pervivencia en Aragüés y Jasa es complicada en comparación con los valles de Hecho y Ansó, "por la peculiaridad de que tienen escuelas", donde se trabaja el cheso y el ansotano.

La presentación de la obra reunió al director general de Política Lingüística de la DGA, José Ignacio López Susín; la responsable de Cultura de la Comarca de la Jacetania y el Ayuntamiento de Jaca, Susana Lacasa; y el representante de Aladrada Ediciones, Carlos Serrano. También, estuvo presente una hija de González Guzmán.

El acto tuvo lugar en el marco de la exposición "L"aragonés, un patrimonio común", que se puede visitar hasta este domingo. El libro cuenta con una ayuda del Gobierno de Aragón y la colaboración del Ayuntamiento de Aragüés del Puerto, donde se presentará en próximas fechas. La obra se dirige principalmente a especialistas, pero puede resultar de interés para todo tipo de público.

Etiquetas